Skip to content

Today's Creation Moment

Nov
24
A Clever Golden Toad
Matthew 6:26
"Behold the fowls of the air: for they sow not, neither do they reap, nor gather into barns; yet your heavenly Father feedeth them. Are ye not much better than they...
All toads are not fat and ugly. The golden toad, which lives only in a few square miles of the cloud forest of Costa Rica, is a trim and slim toad with garishly bright orange coloring. The golden...
RSS
share

Flores calientes

Cantar de los Cantares 2:11-12
“Ya ha pasado el invierno, la lluvia ha cesado y se fue; han brotado las flores en la tierra, ha venido el tiempo de la canción y se oye el arrullo de la tórtola en nuestro país”.

Al final del invierno, cuando muchos de nosotros estamos cansados del invierno y esperamos con ansias la primavera, podría parecer un poco temprano para hablar de flores floreciendo.  Sin embargo, a usted le gustaría saber, que el hombre no es la única criatura de Dios a quien no le gustaría dar la bienvenida a la primavera un tanto temprano.  Hay unas 2.500 especies de plantas que en realidad generan calor cuando florecen,  y muchas de ellas se están calentando bajo las nieves norteñas.
    
Tan pronto como febrero, en Pensilvania occidental, el repollo de zorrillo empieza a generar suficiente calor para derretir el suelo y la nieve a su alrededor para poder empezar a crecer y florecer.  Aún cuando  la temperatura del aire sea cero grados (F), el repollo de zorrillo puede elevar la temperatura del aire alrededor de sus flores hasta 50 grados – la temperatura perfecta que necesita para florecer.  Algunas plantas de la misma familia empiezan a calentarse alrededor del mundo a lo largo de los climas del norte.

A veces parece como si todo el mundo viviente se estirara hacia la primavera en este tiempo del año.  En medio de los temores extendidos de que el clima de algún modo se ha desviado seriamente de su camino, la primavera nos debe recordar de lo que el Señor prometió a Noé y a sus descendientes – todos nosotros, y a todo ser viviente – “Mientras la tierra permanezca, no cesarán la sementera y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, el día y la noche”. 

Oración: 
Amado Padre celestial, yo te agradezco que hayas afirmado a todo ser vivo con la promesa de que Tu preservarás las condiciones necesarias para la vida en la Tierra hasta el día en que Tu Hijo Jesucristo regrese para llevarse a todos Sus fieles juntamente con Él. En Su Nombre. Amén.
Notas: 
Carnegie Magazine, Volume LVIII, Number 3, May/June 1986.