Skip to content

Today's Creation Moment

Sep
21
Why Are You?
Genesis 1:27
"So God created man in his own image, in the image of God created he him; male and female created he them."
When you know who made something and why it was made, you know the purpose of the item. That's true of can openers, and it is true of human life. Anyone who doesn't know who designed us or why is...
RSS
share

El joven campo magnético de Mercurio

Génesis 1:14-15
“Dijo luego Dios: «Haya lumbreras en el firmamento de los cielos para separar el día de la noche, que sirvan de señales para las estaciones, los días y los años, y sean por lumbreras en el firmamento celeste para alumbrar sobre la tierra». Y fue así”.

En el Salmo 19:1 leemos, “Los cielos cuentan la gloria de Dios”.  Cuando leemos esto debemos recordar que es más que el testimonio de la belleza de los cielos.  La creación material da testimonio de la gloria de Dios en sus diferentes formas.

Por ejemplo, tome, la afirmación hecha por los evolucionistas modernos de que la creación tiene billones de años.  Todos se dan cuenta de que una joven creación tiene que ser la obra de un Creador.   Sin embargo hay muchas formas en que la creación da su propio testimonio en cuanto a su juventud, y por ende para la gloria de Dios.  

Entre 1974 y 1975, el explorador espacial Mariner 10 estudió el campo magnético del pequeño planeta Mercurio.  Los científicos esperaban bajo la afirmación de que el sistema solar tiene supuestamente 4.5 billones de años, que Mercurio haya perdido todo su campo magnético hace mucho tiempo atrás.  ¡Sin embargo, los científicos descubrieron que el campo magnético de Mercurio se encontraba sano y salvo!  Hoy, casi veinte y cinco años después, los científicos no han podido ofrecer una explicación.  Aunque la explicación es muy simple.

Si Mercurio solo tiene alrededor de 6.000 años, lo cual es consistente con la historia bíblica de las cosas, podemos fácilmente esperar que si Mercurio fue creado con un campo magnético, todavía le quede algo del campo magnético.  ¡Entonces, el pequeño Mercurio, que por otro lado no parece tener mucho uso, claramente declara la gloria de nuestro Creador Dios!
  

Oración: 
Amado Padre celestial, ayúdame no solo a glorificarte con mis labios, sino también a través de mis acciones, para que lo que soy atraiga a otros a amarte. En nombre de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
Creation Highlights, Volume 1, Number 3, Winter 1988.