Skip to content

Today's Creation Moment

Jul
25
Abimelech the Watermelon
Judges 9:53
"And a certain woman cast a piece of a millstone upon Abimelech's head, and all to brake his skull."
In the book of Judges we read of how "a certain woman" gave the Philistine leader Abimelech a skull fracture when she threw a millstone on him from a tower. Some biblical scholars concluded that no...
RSS
share

Lo que las madres siempre supieron

Salmos 8:2
“De la boca de los niños y de los que aún maman, fundaste la fortaleza a causa de tus enemigos, para hacer callar al enemigo y al vengativo”.

Usted no podría adivinar que un infante de 36 horas de nacido pueda enseñar a los científicos adultos acerca del Creador – especialmente al hacer sus gestos.  ¡Pero esto es exactamente lo que ha pasado!  La Biblia enseña que cada uno de nosotros es un individuo, hecho por Dios, y conocido por Él aún antes de nacer.  Sin embargo, aquellos que han intentado promover la idea de que la casualidad y la ley natural han retratado al recién nacido como una pizarra en blanco sobre la cual la experiencia escribe.  Para el pensamiento humanista fijo no hay tal cosa como expresiones humanas normales como una sonrisa – todo se aprende.

Pero ahora los investigadores, que estudian a los bebés de 36 horas de nacidos, han aprendido algo diferente.  Ahora, ellos confirman que el sonreír es una natural reacción humana– algo que los bebés hacen aún antes de nacer.  Los bebés también reconocen las caras humanas y pueden establecer la diferencia entre las expresiones humanas.  Los bebés también conectan las expresiones que ven con sus propias expresiones.  Incluso un recién nacido en una cuna no está pateando y llorando sin sentido.  Lo que es más,  los científicos han confirmado una cosa más que las mamás siempre han sabido – los bebés realmente disfrutan aquellas caras ridículas y sonidos chistosos que utilizamos para hacerlos reír.  
    
La Biblia claramente ofrece una mejor vista que la evolución humanística moderna cuando define a cada ser humano, desde el nacimiento, como un individuo único, hecho por un Creador que nos ama y busca nuestro amor.

Oración: 
Amado Padre celestial, Te agradezco porque me creaste y porque me aseguras que me amas y buscas mi amor. Ayúdame a creer en Tus promesas, y a mostrar mi amor por Ti en todo lo que hago. En nombre de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
“Baby faces: those first impressions,” December, Science 82.