Skip to content

Today's Creation Moment

Aug
27
This Flower Is a Real Stinker
Isaiah 40:28
"Hast thou not known? hast thou not heard, that the everlasting God, the LORD, the Creator of the ends of the earth, fainteth not, neither is weary? there is no...
Dung beetles may not be a very pleasant subject, but after all, someone has to do the housekeeping. So God created what man has classified into 30,000 species of dung beetle. Many will form their...
RSS
share

Asesino de termitas

Génesis 1:25
“E hizo Dios los animales de la tierra según su especie, ganado según su especie y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno”.

El insecto asesino usa una combinación de camuflaje y utilización de cebo que es totalmente desconocido para cualquier otra criatura.

El insecto asesino se pega pedazos de nido de termitas a sí mismo utilizando un fluido de unas glándulas especiales en su cuerpo.  Este material de nido de termitas es su camuflaje mientras él realiza su trabajo en el nido.  Para cuando termina, ninguna parte de su cuerpo podrá ser vista.

Acercándose cuidadosamente sin ser notado hacia una apertura en el nido, el insecto asesino espera que pase una desdichada termita.  Habiendo agarrado a su primera víctima y habiéndole drenado sus fluidos corporales, el insecto asesino ahora lleva a su víctima y lo banderea cerca de la apertura del nido.  Viendo el cuerpo, un trabajador se mueve hacia delante.  Al hacerlo, el insecto asesino lentamente jala cebo de regreso, y así atrae a un trabajador más allá de la protección del nido.  De repente, el insecto asesino agarra a su nueva víctima y descarta a la anterior.  La víctima número dos se convertirá en cebo para la víctima número tres.  ¡En una operación de estas, los investigadores vieron como un insecto asesino continuó con esto por tres horas, matando 31 termitas!
    
La manera grotesca en la cual el insecto asesino forja su sustento demuestra mucha inteligencia.  El insecto asesino es otro ejemplo del hecho de que la inteligencia no tiene nada que ver con la evolución – más bien, es un regalo del Creador a Sus criaturas.
  

Oración: 
Amado Padre celestial, Te agradezco por el regalo de la inteligencia. Ayúdame a utilizar la inteligencia que me has dado tan sabiamente para Tu gloria. En nombre de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
“Bugs that use bait,” January/February, Science 83, pp.6-7.