Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
23
After Their Kinds
Genesis 1:12
“And the earth brought forth grass, and herb yielding seed after his kind, and the tree yielding fruit, whose seed was in itself, after his kind: and God saw that it was...
How wonderful! Your dog has just had puppies! But do you now have to sort through the litter and make sure there are no baby giraffes or kangaroos? In God’s account of creation in Genesis 1, we...
RSS
share

¿El mayor misterio de Sherlock Holmes?

Santiago 3:16
“Pues donde hay celos y rivalidad, allí hay perturbación y toda obra perversa”.

En 1912 Charles Dawson anunció el descubrimiento del Hombre de Piltdown al mundo.  El Hombre de Piltdown era una criatura mitad humano, mitad mono que fue ofrecido al mundo como prueba de que el hombre no era nada más que un mono glorificado.  Hoy todos saben que el Hombre de Piltdown fue un fraude.

Entre un número de teorías hay una que afirma que el bromista fue Sir Arthur Conan Doyle – el creador de Sherlock Holmes.  Doyle fue notorio por sus bromas pesadas.  Él solo vivía entre 11 y 12 kilómetros del sitio donde se descubrieron los huesos, y él había visitado el sitio.  Doyle también era un doctor quien entendía la anatomía, química y antropología humana.  Además, él tenía acceso a huesos como aquellos encontrados.  Lo que es más, en la obra de Doyle The Lost World (El mundo perdido), su personaje habla acerca de falsificar huesos, y el mapa de Doyle del “Mundo Perdido” se parece sorprendentemente al sitio de Piltdown y su área circundante.

William Fix, quien no es un creacionista, argumenta que aún nadie ha encontrado un solo hueso que apoye la idea de la evolución humana.  Pero, él dice, no ha habido ninguna escasez de aquellos que exageran sus encuentros e intentan hacerse un nombre para sí mismos.  El hombre fue hecho a la imagen de Dios pero cuando tratamos de contradecir el resultado es confusión e incluso fraude.

Oración: 
Amado Padre celestial, por favor no permitas que la oscuridad y confusión de los vacíos esfuerzos humanos y su orgullo ensombrezcan Tu verdad en mi vida. En nombre de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
John Hathaway Winslow and Alfred Meyer, “The Perpetrator at PILTDOWN,” September, Science 83, pp. 33-43.