Skip to content

Today's Creation Moment

Dec
12
Researchers Find a Hidden Cost to the Internet
Proverbs 18:24
"A man that hath friends must shew himself friendly: and there is a friend that sticketh closer than a brother."
Have you been on the internet lately? If so, it may be costing you more than you think. That's the suggestion of a study done by researchers from Carnegie Mellon University in Pittsburgh. The study...
RSS
share

El hombre y la domesticación del caballo

Génesis 47:17a
“Trajeron ellos sus ganados a José, y José les dio alimentos a cambio de caballos...”

Los huesos pueden contar historias.  Una interesante historia de la relación del hombre con el caballo es contada por los dientes fosilizados de caballos antiguos.  Verá, los caballos domesticados tienen un hábito llamado mordedura de cuna – el morder las rieles de su coral.  Los caballos salvajes no hacen esto.  La mordedura de cuna crea un patrón específico de desgaste.  Así que cuando los científicos encuentran dientes de caballos que tienen este patrón, saben que viene de un caballo domesticado.

En una época se creía que los caballos fueron primero domesticados – utilizando los inflados años evolucionistas – alrededor de 8.000 años.  Pero varias instancias de dientes de caballo con mordedura de cuna donde los patrones ahora han aparecido en sitios mucho más antiguos.  El hombre pudo haber tenido una sociedad con el caballo por más tiempo que esto.  Pero nosotros que creemos en la Biblia no nos sorprendemos de que la descripción evolucionista de la relación del hombre con el caballo deba ser revisada.  

En el libro de Génesis leemos que durante la hambruna en Egipto cuando José estaba administrando los graneros de Egipto, él intercambió grano por ganado, incluyendo caballos.  Los críticos de la Biblia han dicho por mucho tiempo que el caballo era desconocido en Egipto durante los tiempos de José – prueba, dicen ellos, que la Biblia está llena de errores.  Pero ahora sabemos que eran los críticos de la Biblia que estaban errados – la relación del hombre con el caballo es mucho, mucho más antigua de lo que la mayoría de personas pensaban.

Oración: 
Mi amado Padre celestial, Te agradezco que Tu Palabra es fiel y confiable. Construye y fortalece mi fe a través de Tu Palabra y ayúdame a poder decir a otros de mejor manera Tu buena nueva de gracia y perdón en Jesucristo. Amén.
Notas: 
Timothy Perrin, “Prehistoric Horsemen,” OMNI, Vol. 6-3, December 1983, p.37.