Skip to content

Today's Creation Moment

Dec
22
Microbe Argues for God's Unlimited Creativity
Genesis 1:20
"And God said, Let the waters bring forth abundantly the moving creature that hath life, and fowl that may fly above the earth in the open firmament of heaven."
Aluminum, the most abundant metal in the Earth's crust, is usually thought to be poisonous to life. When aluminum becomes too concentrated in soil, it will greatly reduce crop yield. No known living...
RSS
share

El sapo letárgico

Isaías 43:20
“Las fieras del campo me honrarán, los chacales y los pollos del avestruz; porque daré aguas en el desierto, ríos en la tierra estéril, para que beba mi pueblo, mi escogido”.

Pocos desiertos son tan inhospitos como el Desierto Sonoran de Norte América.  La vida es tan difícil allí que incluso el sapo con espuelas (Couch’s Spadefoot toad en Inglés) debe permanecer inactivo por 11 de 12 meses.
    
Por lo general, el sapo de espuelas tiene tan solo un mes de los doce para llevar a cabo sus normales negocios de vida.  El sapo de espuelas tiene un reloj interno que le dice cuando las violentas tormentas del desierto están cerca y, cuando empezar a acercarse a la superficie de la tierra.  Los sapos, extremadamente sensibles a las vibraciones de la tierra, pueden escuchar el golpeteo de la lluvia a millas de distancia.  Las distantes lluvias traen a los sapos fuera de la arena para que en cuanto se forman las piscinas, los machos están dentro, llamando a las hembras.
    
El apareamiento y la puesta de huevos se completan para la mañana y el alba encuentra a los sapos seguramente protegidos del calor del sol bajo la arena.  Pero las piscinas del desierto alcanzan 100 grados y no durarán mucho antes de secarse, matando a los huevos.  Bajo condiciones ideales toma solo nueve días para que los huevos se abran.  Sin embargo, incluso en un buen año, los pequeños sapos tienen máximo solo unas pocas semanas para comer la comida necesaria para mantenerlos vivos durante los próximos once meses hasta la próxima lluvia.
    
Nuestro Creador Dios no solo crea vida que puede sobrevivir bajo las más extremas circunstancias, sino que también Él es la fuente de la vida eterna.
  

Oración: 
Amado Padre celestial, aunque la vida misma puede, a veces, parecer como un desierto vacío, ayúdame a recordar que Tu cuidado por mí es mucho más grande que por cualquiera de tus otras criaturas, y que solo Tu eres la Fuente de la vida verdadera. En nombre de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
“Spadefoot Toad,” Dennis Cornejo, September, Science 82, pp. 63-66.