Skip to content

Today's Creation Moment

Nov
24
A Clever Golden Toad
Matthew 6:26
"Behold the fowls of the air: for they sow not, neither do they reap, nor gather into barns; yet your heavenly Father feedeth them. Are ye not much better than they...
All toads are not fat and ugly. The golden toad, which lives only in a few square miles of the cloud forest of Costa Rica, is a trim and slim toad with garishly bright orange coloring. The golden...
RSS
share

Rey Bagre y los escritos antiguos

Éxodo 17:14
“Entonces Jehová dijo a Moisés: —Escribe esto para que sea recordado en un libro, y di Josué que borraré del todo la memoria de Amalec de debajo del cielo”.

Uno de los misterios del antiguo Egipto es que parece haber empezado como una gran civilización.  El primer faraón de Egipto es conocido como Narmer y su nombre simplemente significa “Bagre”.  De lo que podemos ver, el Rey Bagre, quien vivió alrededor de quinientos años después del Gran Diluvio, está ayudando a comprobar la verdad de la historia bíblica.

Se pensaba hace mucho que la escritura aún no había sido inventada en el tiempo del Rey Bagre, o inclusive en el tiempo de Moisés, 400 años después.  Pero recientes descubrimientos de escritura tanto en tablas de piedra tallada y papel con apariencia de papiro del tiempo del Rey Bagre han mostrado que aún en esta temprana fecha, la escritura había estado presente ya por algún tiempo.  Aún más asombroso ha sido el descubrimiento, del tiempo de Bagre, de una industria compleja y bien organizada que tenía muchas facilidades de producción, cada una especializada en la producción de ciertos tipos de vasijas de barro.  Las ruinas muestran claramente que esta compleja industria enviaba sus productos por todas partes del imperio egipcio antiguo.  
    
Una cosa está clara.  ¡Aquellos que argumentan que Moisés no podía haber escrito los primeros libros de la Biblia porque creen que la escritura aún no se había inventado en ese tiempo se les ha comprobado claramente estar equivocados por el viejo Rey Bagre!
  

Oración: 
Amado Padre celestial, en este mundo siempre cambiante, donde tantos creen que la verdad cambia, Te agradezco que me has dado Tu Palabra segura y verdadera en las Santas Escrituras. Amén.
Notas: 
Michael Allan Hoffman, “Where Nat,” October, Science 82, pp.42-51.