Skip to content

Today's Creation Moment

Nov
27
The Most Sensitive Mammal on Earth
Romans 8:28
"And we know that all things work together for good to them that love God, to them who are the called according to his purpose."
No matter where you live, it is likely that a wondrous creature is, right now, at work in or near your lawn. This creature has more ability to sense the things going on around him than a...
RSS
share

El acertijo de la tortuga Kemp

Salmos 119:140-141
“Sumamente pura es tu palabra y la ama tu siervo. Pequeño soy yo y desechado, pero no me he olvidado de tus mandamientos”.

En la forma de pensar del hombre, un pequeño animal, especialmente uno que vive en el océano, tiende a ser estimado como poco importante.  Sin embargo, en la perspectiva de Dios todas las cosas son Su creación y ninguno es de poca importancia.  Un buen ejemplo es la más pequeña tortuga del mar.  Mientras la mayoría de tortugas de mar maduras pesan cientos de libras, la tortuga Kemp, pesa solo entre 60 a 100 libras.     

Tan poco se ha conocido acerca de la tortuga Kemp que no fue sino hasta el año 1947 que los científicos supieron que los miembros maduros de la especie se encontraban solo en una playa de la costa de México.  Debido a que los huevos son preciados tanto por los humanos como también por las criaturas costeras, la población de la tortuga Kemp ha bajado a menos de mil hembras ponedoras de huevos.
    
Sin embargo, el Creador ha dado a la tortuga Kemp algunas ventajas sobre otras criaturas del mar.  La hembra puede poner huevos fértiles por varios años luego de que se ha emparejado solo una vez.  El hueco que ella cava para el nido es de 18 pulgadas de profundidad, y ella podrá poner hasta 135 huevos a la vez.
    
Aunque la tortuga Kemp era casi completamente ignorada y desconocida para la ciencia, Dios no ha tratado a la tortuga Kemp como insignificante, ni ha descuidado Él para dar a esta criatura dones especiales para su supervivencia.  Los cristianos pueden ser considerados insignificantes por los estándares del mundo, pero Dios no considera a un Cristiano como insignificante.     
  

Oración: 
Amado Padre celestial lleno de amor, Te agradezco que no valoras las cosas de las misma forma como lo hace el hombre pecador y que ninguno de nosotros, sin importar cuan pequeños somos ante los ojos del mundo, pueda ser desechado por Tu amor. En nombre de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
Peter Arnold, “Come Back Kemp’s Ridley,” October, Science 83, pp.68-71.