Skip to content

Today's Creation Moment

Sep
03
Baby May Be in Charge of His Own Birth
Galatians 4:19
"My little children, of whom I travail in birth again until Christ be formed in you..."
Does the mother's body or the unborn baby's body trigger the birth process? Those who advise that the baby will come when it's ready may be correct. Researchers studying mice have found that a...
share

Contra todo pronóstico

Efesios 1:7
“En él tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia”.

La sangre es la más milagrosa de todas las creaciones.  Ésta lleva oxígeno y energía a nuestras células y elimina los desechos.  Es una tubería de comunicaciones, que utiliza hormonas poderosas para proporcionar la comunicación entre varias partes del cuerpo.     

La hemoglobina es una sustancia dentro de la sangre que permite llevar oxígeno a sus células.  Muchas clases distintas de criaturas, incluyendo las langostas y las arañas, tienen algún tipo de sangre que contiene hemoglobina.  Algunas criaturas incluso tienen sangre transparente.  La hemoglobina, en sí misma, da testimonio de un Creador.  Verá, muchas criaturas muy diferentes entre si y obviamente no relacionadas tienen hemoglobina. Frente a lo cual, los evolucionistas solo pueden dar razón de esto al decir que la hemoglobina debe haber evolucionado muchas veces en diferentes criaturas.  Pero, esta explicación funcionaba cuando los científicos pensaban que la hemoglobina era una molécula relativamente simple.

Ahora sabemos que la hemoglobina es muy compleja, una molécula de ocho espirales torcidos de alrededor de cien átomos, todos arreglados justo de forma correcta alrededor de un átomo central de hierro.  No hay probabilidad de que esta compleja molécula haya aparecido accidentalmente ni siquiera una vez, no se diga las muchas veces como sugieren los evolucionistas.

La sangre es una maravillosa creación de Dios.  Él quiere que nos demos cuenta de esto para que busquemos una relación con Él, que es posible para nosotros a través de la sangre derramada de Su Hijo, Jesucristo.

Oración: 
Amado Padre que estás en los cielos, Te agradezco que me acercas a Ti para que yo pueda estar seguro de Tu perdón y aceptación a través del sacrificio de Tu Hijo. En Su nombre. Amén.