Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
19
The Days in Genesis
Genesis 1:5
“And God called the light Day, and the darkness he called Night. And the evening and the morning were the first day.”
Silently, a huge, powerful form slides through the deep, cold, dark depths of the sea. The men aboard the nuclear submarine have seen neither sun nor daylight for months, yet each one knows what day...
RSS
share

Mantengamos las comparaciones al alcance de la mano

Salmos 139:13
“Tú formaste mis entrañas; me hiciste en el vientre de mi madre”.

Muchas personas todavía creen que al desarrollarnos desde el huevo fertilizado en el vientre de nuestra madre pasamos a través de todas las etapas evolucionistas más tempranas.  por lo tanto, tuvimos branquias como peces entonces nuestro corazón se desarrolló desde la etapa dos hasta la etapa cuatro y en un punto incluso tuvimos una cola como un mono.  Desafortunadamente este mito, basado sobre un trabajo fraudulento realizado en 1866, todavía puede ser encontrado como evidencia para la evolución en algunos textos de escuela.  

Ciertos evolucionistas dicen que incluso nuestros brazos pasan por etapas evolucionistas, pareciéndose a las aletas de un pez en un punto.  Muchas personas son engañadas por estos argumentos que no están ni siquiera cerca de la verdad.  El hecho es que los brazos del embrión humano siempre son brazos humanos.  Su tejido, y el tejido del cual se desarrollan, son genéticamente nada más que humano.  ¡Tal vez no se parezcan a los brazos de un adulto al desarrollarse, de la misma manera el brazo de un bebé tampoco se parece al brazo de un constructor!  Lo que es más, a pesar de la similitud en el diseño mecánico entre un brazo humano, la pata delantera de una lagartija, la aleta de una foca o el ala de un ave, cada una de las extremidades de estas criaturas se desarrolla de un diferente embrión.

Como cristianos en una era científica moderna, nunca debemos temer de lo que la verdadera ciencia descubrirá.  ¡El verdadero descubrimiento claramente da testimonio de Dios! ¡Contamos con ello!    
  

Oración: 
Amado Padre, realmente fui creado formidable y maravillosamente por Ti en el vientre de mi madre, no menos de lo que fue formado Adán por Tu misma Mano. Gracias por hacerme. En nombre de Cristo Jesús. Amén.