Skip to content

Today's Creation Moment

Jul
25
Abimelech the Watermelon
Judges 9:53
"And a certain woman cast a piece of a millstone upon Abimelech's head, and all to brake his skull."
In the book of Judges we read of how "a certain woman" gave the Philistine leader Abimelech a skull fracture when she threw a millstone on him from a tower. Some biblical scholars concluded that no...
RSS
share

Cerebro inteligente

Romanos 12:2
“No os conforméis a este mundo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál es la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”.

El cerebro humano es el arreglo más complejo de materia en este universo y la investigación moderna del cerebro está añadiendo a esta maravilla.

Pero los investigadores médicos están aprendiendo por ejemplo, que si la parte del cerebro que controla su mano izquierda, está dañada irreparablemente, otras partes del cerebro tomarán control por la parte herida.  Sin embargo, esto no siempre sucede automáticamente.  Toma esfuerzo de su parte.  Si usted no utiliza la mano, el cerebro no trabajará duró para re-asignar su función a otra parte del cerebro.  También funciona de la otra manera.  Aún si el cerebro no está dañado, el no utilizar su brazo izquierdo resultará en un encogimiento del área del cerebro que lo controla.  Así que los pianistas, por ejemplo, tendrán un crecimiento en el área del cerebro que controla sus habilidades, si practican.

Estos descubrimientos nos llenan con más asombro sobre las increíbles habilidades del cerebro. Pero también nos dice algo acerca de nosotros mismos.  Nosotros no estamos, como muchos piensan, encerrados en ciertos males hábitos de pecado.  Estamos aprendiendo que la transformación de nuestras mentes por el poder de Dios no solo es algo que pasa espiritualmente – cambios físicos se dan en nuestros cerebros como resultado de nuestro comportamiento.  ¿Está su mente siendo transformado por el poder de Dios, o se está conformando a este mundo?

Oración: 
Amado Padre celestial, Te agradezco por los maravillosos regalos que me has dado. Transfórmame por el poder de Tu Palabra para que pueda ser más como mi Salvador, Cristo Jesús. En Su nombre. Amén.