Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
20
The Days in Genesis
Genesis 1:5
“And God called the light Day, and the darkness he called Night. And the evening and the morning were the first day.”
Silently, a huge, powerful form slides through the deep, cold, dark depths of the sea. The men aboard the nuclear submarine have seen neither sun nor daylight for months, yet each one knows what day...
RSS
share

Peces jóvenes aprenden nuevos trucos

Proverbios 1:8-9
“Escucha, hijo mío, la instrucción de tu padre y no abandones la enseñanza de tu madre, porque adorno de gracia serán en tu cabeza, y collares en tu cuello”.

¿No es verdad que cuando somos muy pequeños pensamos que nuestros padres lo saben todo?  Entonces, cuando nos hacemos adolescentes decidimos que nuestros padres saben virtualmente nada.  ¡Finalmente, cuando nos convertimos en padres nosotros mismos descubrimos cuan sabios nuestros padres fueron en realidad!  El aprendizaje y la sabiduría deben ser productos de la evolución humana y por esta razón los libros de texto por lo general hablan de instinto cuando se refieren a los animales.  ¿Pero acaso los padres animales enseñan a sus hijos y aprenden estos?

El Biólogo Robert R. Warner de la Universidad de California, mostró que incluso los peces adultos enseñan a sus crías los hechos de la vida.  El estudio de Warner involucró el mover a los peces llamados budiones a varios arrecifes donde les gusta aparearse.  Él descubrió que si no había otros budiones en el arrecife, los budiones menores establecerían sus propios sitios de apareamiento.  Pero si ya había budiones adultos en el arrecife, los budiones menores compartirían los sitios de apareamiento que se les enseñó por los adultos establecidos.  ¡En otras palabras, los adultos enseñaban sus sitios tradicionales de apareamiento a la próxima generación!

La Creación nos enseña que la inteligencia de una criatura no tiene nada que ver con sus supuestos lugares en la escalera evolucionista.  Incluso los peces enseñan a sus críos.  Esto nos enseña que es una parte natural del plan de Dios que aprendamos de la experiencia de aquellos que son más viejos que nosotros.
  

Oración: 
Amado Padre celestial, Yo tengo tanto que aprender, no solo de aquellos a mi alrededor, sino también de Ti. Ayúdame a desear lo que Tú me has enseñado en Tu Palabra y a ser un estudiante fervoroso. En nombre de Cristo Jesús. Amén.