Skip to content

Today's Creation Moment

Jul
23
Glass Insects in Space!
Psalm 9:1
"I will praise Thee, O Lord, with my whole heart; I will shew forth all Thy marvelous works."
Brine shrimp and water bears are tiny animals that are able to basically freeze dry into a state of suspended animation and then return to active life. Scientists have learned that they do this by...
RSS
share

Su atareado hígado

Hebreos 3:4
“Toda casa es hecha por alguien; pero el que hizo todas las cosas es Dios”.

El hígado de un adulto es del tamaño de una pelota de fútbol americano y pesa alrededor de tres libras, siendo el órgano interno más grande del cuerpo.  Ubicado claramente debajo de las costillas, su hígado realiza más de 500 tareas diferentes.  Es una conexión vital entre su corazón, pulmones y sistema digestivo.  
    
Dentro del hígado se encuentra una serie desconcertante de venas microscópicas en las cuales cada gota de sangre es procesada.  Aquí, las condiciones de la sangre están constantemente monitoreadas para asegurarse de que todo esté normal.  Si más de ciertas sustancias son necesitadas en la sangre, éstas son suplidas.  Químicos inútiles son descompuestos en químicos útiles.  Las proteínas son hechas en el hígado, factores de coagulación de sangre son corregidos, balances hormonales son mantenidos y los venenos son neutralizados.  Si se necesitan substancias para luchar contra una infección, son producidas y añadidas a la sangre.

El hígado también almacena vitaminas y minerales y se prepara para proveer a al cuerpo con energía rápida cuando es necesario.  Además, el hígado hace bilis, que es esencial para la digestión.

Estructuras como el hígado han causado que muchos evolucionistas abandonen la idea de que la vida es el resultado de millones de años de accidentes.  El hígado está muy bien diseñado e integrado en el cuerpo para haber sido producido sin propósito y sin reflexión.  De seguro que tiene más sentido reconocer un Creador supremamente sabio que ama Su Creación, incluyéndonos a usted y a mí.
  

Oración: 
Te agradezco amado Padre celestial, por la maravillosa forma en la cual Tú me has hecho y por la forma, en la cual Tú conservas mi vida en marcha. Ayúdame a dedicar mi vida a Ti, no solo en palabra, sino también en obra. En Cristo Jesús. Amén.