Skip to content

Today's Creation Moment

Nov
24
A Clever Golden Toad
Matthew 6:26
"Behold the fowls of the air: for they sow not, neither do they reap, nor gather into barns; yet your heavenly Father feedeth them. Are ye not much better than they...
All toads are not fat and ugly. The golden toad, which lives only in a few square miles of the cloud forest of Costa Rica, is a trim and slim toad with garishly bright orange coloring. The golden...
RSS
share

Rocas rápidas

Jeremías 2:26-27
“Como se avergüenza el ladrón cuando es descubierto, así se avergonzará la casa de Israel, ellos, sus reyes, sus príncipes, sus sacerdotes y sus profetas, que dicen a un leño: “Mi padre eres tú”, y a una piedra: “Tú me has engendrado”. Me volvieron la espalda y no el rostro, pero en el tiempo de su calamidad dicen: “¡Levántate y líbranos!”.

Las rocas, especialmente sobre montañas altas, parecen ser tan sólidas y permanentes para los estándares humanos que es fácil creer que han estado allí por millones de años.  También podemos ser engañados a creer aquellas afirmaciones evolucionistas de que las formaciones de rocas representan millones o billones de años en la historia de la Tierra.
    
Cada año, a los cientos de miles de visitantes a las cuevas naturales se les dice por intermedio de los guías que las estalactitas y estalagmitas que crecen dentro de la cueva representan miles hasta incluso millones de años de crecimiento natural.  Como muchas otras afirmaciones evolucionistas, esta afirmación es fácil de desmentir.  Dicen los evolucionistas que las estalactitas requieren un siglo para crecer 2.5 centímetros.  Sin embargo, las  estalactitas de 30.50 centímetros de largo han sido encontrados incluso en minas de carbón en el área rica en cal de Newcastle, Australia.  Las minas en las cuales estas se encuentran tienen menos de 40 años de edad.  ¡Similares ejemplos pueden ser encontrados incluso en algunos de los antiguos túneles del metro justo debajo de nuestras calles!

Nuestro Dios Creador nos advierte muchas veces a mirar a la naturaleza como nuestra fuente de conocimiento y verdad.  Desafortunadamente, cuando pensamos que la naturaleza misma puede corregir Su Palabra, somos culpables de la misma idolatría que los evolucionistas ateos cometen.  Sin embargo, nuestro Creador lleno de gracia continuamente nos recuerda que Él está allí, esperando perdonarnos, por medio de Su Hijo Cristo Jesús en nuestro beneficio.

Oración: 
Amado Señor Cristo Jesús, Tú fuiste el Instrumento de nuestra creación y Tú eres la Palabra hecha carne. Limpia nuestros corazones de todas las cosas que Te reemplazan con lo que Tú has hecho y danos Tu Espíritu para hacer un fuerte testimonio de Tu Palabra. Amén.
Notas: 
John Mackay B. Sc., “Fossil Bolts and Fossil Hats” Creation Ex Nihilo, Vol.8, p.10.