Skip to content

Today's Creation Moment

Oct
01
Doctors Use God's Invention
Job 10:10-12
"Hast thou not poured me out as milk, and curdled me like cheese? Thou hast clothed me with skin and flesh, and hast fenced me with bones and sinews. Thou hast...
For thousands of years, man has applied a huge variety of things to his skin to help injuries heal. By trial and error he has come up with ointments that keep injured skin moist to assist the natural...
RSS
share

Abejas solitarias

Proverbios 17:17
“En todo tiempo ama el amigo y es como un hermano en tiempo de angustia”.

Momentos de la Creación a menudo ha hablado acerca de las actividades sociales de las abejas y tendemos a pensar que todas las abejas viven juntas en grandes colonias o panales.  De hecho, no todas lo hacen.  Como las personas, las abejas pueden en realidad ser encontradas en una variedad de relaciones sociales, incluyendo aquellas que viven la mayoría de sus vidas solas.     

Algunas abejas hembras de una especie que  viven bajo tierra construyen sus hogares junto a otra hembra.  A menudo conectan sus hogares separados bajo tierra con un túnel para poder visitarse.  A veces inclusive ponen sus huevos cerca la una de la otra y crían a sus críos juntas.  Con frecuencia una hembra servirá de niñera para ambos grupos de críos mientras la otra sale por alimentos.
    
La más universal necesidad de compañerismo entre los seres vivos nos debería decir algo acerca de Él que los creó.  Nuestra necesidad por compañerismo nos debería decir que esto es algo que nuestro Creador también valora.  De hecho, el mensaje a través de la Biblia es que Él hizo la humanidad para que Él tuviera alguien a quien amar.

¿Es Él su compañero Número Uno en su vida? ¿Conoce usted Su amor por usted a través de Su Hijo Jesucristo?  Sea que usted no lo conozca del todo, o que desee conocerlo mejor, la mayoría de cristianos pueden dar fe del hecho de que Él realmente si le habla a través de las páginas de la Biblia.  

Oración: 
Amado Padre, aunque Tú me has hecho con el propósito de tener una relación amorosa contigo, yo confieso que a veces te he quitado mi amor. Perdóname en el nombre de Jesús, y ayúdame a hacerte mi compañero Numero Uno. Amén.
Notas: 
Joanne E. DeJonge, Bats & Bugs & Snakes & Slugs, (Baker Book House), p.60.