Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
18
The Days in Genesis
Genesis 1:5
“And God called the light Day, and the darkness he called Night. And the evening and the morning were the first day.”
Silently, a huge, powerful form slides through the deep, cold, dark depths of the sea. The men aboard the nuclear submarine have seen neither sun nor daylight for months, yet each one knows what day...
RSS
share

Avispas comandan pulgones

Mateo 13:39
“El enemigo que la sembró es el diablo; la siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles”.

La habilidad de controlar la voluntad de otra persona es lo que tratan las películas de terror.  Gracias a Dios, la ciencia nunca ha ideado una forma por la cual una persona pueda tomar control de la voluntad de otra persona y controlar todas sus acciones.  Pero hay cierta avispa parásita que puede, de hecho, controlar las acciones de los pulgones que utiliza.

Esta diminuta avispa parásita inyecta sus huevos dentro del cuerpo de un pulgón.  La avispa en su forma de larva se alimenta del cuerpo del pulgón.  A los pulgones no les gusta esto y algunos realmente cometerán suicidio luego de ser inyectados con los huevos.  Otros, de acuerdo a los científicos, parecen seguir los mandatos de las diminutas avispas parásito dentro de ellos.  Los pulgones, que cargan los huevos de avispas requerirán hibernación en el invierno, a menudo dejan que sus plantas mueran en un lugar protegido.  Allí las pequeñas avispas tendrán una mejor oportunidad de sobrevivir durante el invierno.  Los pulgones que cargan huevos salen antes del invierno y se quedarán en sus plantas para morir y proveer el mejor lugar para que las pequeñas avispas empiecen su vida adulta.

Cristo Jesús señaló que hasta que Él regrese a este mundo Sus enemigos y los nuestros, el diablo, intentará que nosotros sigamos sus malvados mandatos.  Pero a diferencia de los pulgones, tenemos un camino de salida de su control, Jesucristo mismo y lo que ha hecho por nuestra salvación.

Oración: 
Amado Salvador, Te agradezco que Tú no me has dejado sin esperanza. Te pido que sin importar cuan atractivo sean los engaños del diablo, cada uno de sus ataques me acerquen hacia a Ti. Amén.
Notas: 
R. Weiss, “Dying aphids obey wasp’s commands,” Science News, Vol. 135, April 15, 1989, p.231.