Skip to content

Today's Creation Moment

Feb
22
Beauty from Brokenness in the Mountains
Isaiah 61:1-3
“The Spirit of the Lord GOD is upon me; because the LORD hath anointed me to preach good tidings unto the meek; he hath sent me to bind up the brokenhearted, to proclaim...
It is both a privilege and a joy that I get to take people to see sights around Mount St Helens. The other day, I took a school group into the Lava Canyon. As the river cascades violently over a lava...
share

¿Demasiado conocimiento?

Job 37:16
“¿Has conocido tú las diferencias de las nubes, las maravillas del que es perfecto en sabiduría?”

La mayoría de nosotros estamos familiarizados con el hecho de que nuestra Tierra está siendo observada por docenas de satélites que rastrea los sistemas climáticos, los recursos naturales, las corrientes oceánicas, la luz del sol, el clima, la migración de animales y aun cada cultivo que crece en cualquier parte de la Tierra puede ahora ser identificado.

En 1995, una serie de satélites que recogen datos llamados SOT,  por Sistema de observación de la tierra, fueron puestos en operación y pueden monitorear prácticamente cualquier tiempo, clima o actividad atmosférica que se da en la Tierra.  Estos satélites coleccionan alrededor de un trillón de piezas de información por día.  ¡En menos de su primera semana de operación, la cantidad de datos recogidos fue más grande que todos los registros de información de geociencia en toda la historia humana!  Los científicos están empezando a preguntarse como van a organizar toda esa información de forma servible.

Sin embargo aunque la pura cantidad de datos recolectados es más grande que nuestra habilidad de organizarla, podemos recordar que esto no es más que una diminuta fracción de toda la información que Dios creó para el sistema de la Tierra.  Más que nunca, el proyecto SOT nos trae cara a cara con un Creador Quien puso esa información en el clima de la Tierra y los sistemas geológicos en primer lugar.  Pero más que eso, Él puede manejar toda esa información día a día y mantener el sistema más complejo y delicadamente balanceado que llamamos Tierra.

Oración: 
Amado Padre celestial, quedo absorto por el tamaño y alcance de la creación que Tú hiciste. Pero quedo más absorto por Tu amor que Te llevó a enviar Tu Único Hijo para mi salvación. En Su Nombre. Amén.
Notas: 
Richard Monastersky, “Global Change: The Scientific Challenge,” Science News, Vol. 135, pp.232-235.