Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
19
The Days in Genesis
Genesis 1:5
“And God called the light Day, and the darkness he called Night. And the evening and the morning were the first day.”
Silently, a huge, powerful form slides through the deep, cold, dark depths of the sea. The men aboard the nuclear submarine have seen neither sun nor daylight for months, yet each one knows what day...
RSS
share

El hongo tira gorra

Génesis 1:11
“Después dijo Dios: ‘Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol que dé fruto según su especie, cuya semilla esté en él, sobre la tierra’”. Y fue así.

Aunque podríamos hablar de formas “simples” de vida, mientras más aprendemos acerca de cosas vivas, lo más claro que podemos ver que ninguna forma de vida es “simple”.

La evolución por mucho tiempo ha teorizado que la vida empezó de forma simple que a través de millones de años, gradualmente se hizo más compleja.  Los científicos evolucionistas dicen que las formas “simples” de vida todavía existen hoy y para comprobar su afirmación señalan al “sencillo” hongo.  Está bien, veamos en realidad cuan “simple” es el “sencillo” hongo.

El hongo “tira gorra” tiene un reloj incorporado y se dobla a través del día en respuesta al movimiento del sol.  El reloj incorporado del hongo “tira gorra” espera haberse volteado hasta el mejor ángulo posible antes de “perder la cabeza” para distribuir sus esporas o semillas alrededor del área más amplio posible.  El sistema de percepción de luz en el hongo libera las esporas alrededor de las nueve de la mañana – apuntando las esporas a un área que muy probablemente esté abierta para poder ser esparcidas aún más por animales.  Sea que las esporas caigan donde pasan animales, o sobre una hoja, estas están cubiertas con una pega para ayudarlas a dispersarse aún más.    

El hongo “sencillo” nos recuerda que simplemente no existen formas “simples” de vida.  A este hongo se le ha dado una forma muy sofisticada de cumplir con el mandato de Dios de reproducirse según su especie.

Oración: 
Amado Padre, no hay ninguno de nosotros que seamos tan simples o insignificantes que Tú no nos hayas permitido hacer Tu voluntad. Ayúdame a siempre recordar que el impedimento del pecado es hechura mía, y a venir a mi Salvador Jesucristo por limpieza. En Su Nombre. Amén.