Skip to content

Today's Creation Moment

Oct
01
Doctors Use God's Invention
Job 10:10-12
"Hast thou not poured me out as milk, and curdled me like cheese? Thou hast clothed me with skin and flesh, and hast fenced me with bones and sinews. Thou hast...
For thousands of years, man has applied a huge variety of things to his skin to help injuries heal. By trial and error he has come up with ointments that keep injured skin moist to assist the natural...
RSS
share

Paciencia inteligente

2 Pedro 3:9
“El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento”.

Un estudio recientemente publicado sobre la paciencia y recompensa hace eco de lo que la Biblia tiene que decir acerca de la paciencia, la recompensa y la tentación.    

El estudio involucró niños de cuatro años y los investigadores les ofrecieron galletas como recompensa.  A los niños se les ofreció una elección de unas cuantas galletas inmediatamente o, si estaban listos para esperar 15 minutos, podrían tener cinco rosquillas, que era una sorpresa mucho más grande.  A ellos se les permitió ver las sorpresas de ante mano y se les dijo que podían hacer sonar un timbre en cualquier momento y recibir una sorpresa más pequeña.  Luego del estudio, los investigadores examinaron cuan bien les fue a los varios niños en la escuela durante los próximos diez años.  Sus conclusiones fueron que aquellos niños que esperaron pacientemente por la sorpresa más grande a los cuatro años también les fueron mejor en la escuela que los niños que no pudieron esperar.  También encontraron que hablar acerca de las sorpresas durante el periodo de espera de quince minutos causó que muchos de los niños se rindan a la tentación y abandonen su paciencia.  Los investigadores sugirieron que enseñar a los niños el auto-control los ayudaría en la escuela y en sus relaciones sociales luego en la vida.

Estos hallazgos están exactamente en línea con lo que la Biblia enseña sobre la paciencia encontrando su recompensa y la advertencia de huir de la oportunidad de la tentación.

Oración: 
Amado Padre celestial, a menudo no soy una persona muy paciente. Te pido, me ayudes a aprender a ser paciente con aquellos a mí alrededor, así como Tú eres paciente conmigo, y aún con aquellos no son salvos para que nadie tenga que perderse innecesariamente. En nombre de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
B. Bower, “Preschool self-control and pretzel logic,” Science News, May 27, 1989, p.325.