Skip to content

Today's Creation Moment

Aug
27
This Flower Is a Real Stinker
Isaiah 40:28
"Hast thou not known? hast thou not heard, that the everlasting God, the LORD, the Creator of the ends of the earth, fainteth not, neither is weary? there is no...
Dung beetles may not be a very pleasant subject, but after all, someone has to do the housekeeping. So God created what man has classified into 30,000 species of dung beetle. Many will form their...
RSS
share

El león de David Livingstone

Filipenses 4:6-7
“Por nada estéis angustiados…Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús”.

En el programa de hoy queremos dejar que el médico misionero, el Dr. David Livingstone, nos hable de su diario escrito en 1872.  Él escribió sobre la misericordia de Dios al experimentar ser la pretendida víctima de un león, “rojo de dientes y garras”.

“Escuché un grito.  Arrancando y mirando a medias hacia atrás, vi al león justo en el acto de brincar sobre mí.  Yo estaba sobre una pequeña subida; él agarró mi hombro al saltar y ambos caímos a la tierra juntos.  Rugiendo horriblemente cerca de mi oído, me sacudió como un terrier hace con una rata.  El shock produjo un aturdimiento similar a aquel que parece ser sentido por un ratón luego de ser sacudido por primera vez por un gato. Causó un estado de ensueño en el cual no había ningún sentido de dolor o sentimiento de terror, aunque muy consciente de todo lo que estaba pasando.  Es como lo que los pacientes parcialmente bajo la influencia de cloroformo describen, que ven toda la operación pero no sienten el cuchillo.  Esta condición singular no fue el resultado de ningún proceso mental.  El sacudón aniquiló el temor, y no permitió ningún sentido de horror al ver a la bestia.  Este estado peculiar probablemente es producido en todos los animales matados por los carnívoros; y si es así, es una provisión misericordiosa de nuestro  Creador benevolente para minimizar el dolor de la muerte”.

Oración: 
Sabemos que la regla general en la naturaleza es ser comidos vivos y somos recordados que muchas de las personas de Dios sufrieron horribles muertes como mártires. Mientras que todo esto es el resultado del pecado del hombre, Te agradecemos, Señor, por esta idea de Tu misericordia revelada a nosotros por tu siervo, David Livingstone. Amén.
Notas: 
Livingstone, David..1872. Adventures and Discoveries in the Interior of Africa. Philadelphia: Hubbard Brothers. pp. 96, 102, 103.