Skip to content

Today's Creation Moment

Aug
27
This Flower Is a Real Stinker
Isaiah 40:28
"Hast thou not known? hast thou not heard, that the everlasting God, the LORD, the Creator of the ends of the earth, fainteth not, neither is weary? there is no...
Dung beetles may not be a very pleasant subject, but after all, someone has to do the housekeeping. So God created what man has classified into 30,000 species of dung beetle. Many will form their...
RSS
share

Un pájaro siempre en vuelo

Proverbios 26:2
“Como gorrión que vaga o golondrina en vuelo, así la maldición nunca viene sin causa”.

El pequeño pájaro conocido como el vencejo de chimenea no tiene par en su habilidad de vuelo.  Estos pequeños pájaros están tan bien adaptados al aire que tienen patas pequeñas y débiles que no les permiten caminar o percharse como otros pájaros.  De hecho, su nombre en latín significa “sin patas”.
    
Cuando los vencejos llegan a descansar, lo hacen contra una superficie vertical como una pared.  A menudo se les encuentra descansando dentro de la protección de chimeneas, lo que llevó a su nombre, vencejo de chimenea.  Una gran bandada de vencejos puede ver una chimenea y empezar a circularla en círculos más y más pequeños.  Finalmente, los pájaros más cercanos a la chimenea entran, seguidos por el resto.  ¡Una persona reportó ver una bandada de 10.000 vencejos entrar en una chimenea durante un periodo de 37 minutos!
    
Cuando David fue maldecido por Shimei, él se dio cuenta que la maldición no tendría ningún efecto porque era inocente de asesinar a los miembros de la familia de Saúl.  En Proverbios 26:2, su hijo Salomón compara las maldiciones injustas a un pájaro que nunca aterriza, significando que cuando las personas hablan mal de nosotros, o nos maldicen, si lo que dicen no es cierto o es injusto, sus palabras no tendrán ningún efecto.  Es la sabiduría de Dios el pensar que las cosas injustas que se dicen de nosotros son como un vencejo, siempre en vuelo y nunca aterrizando sobre nosotros.

Oración: 
Amado Señor, cuando las personas hablan mal de mí o desean lo peor para mí y sus sentimientos no son justificados, ayúdame a recordar que Tú eres toda la consolación que necesito. Y cuando en realidad sí ofendo a alguien, dame un corazón arrepentido. En nombre de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
Tom Malone, “Swifts are masters of the air but nearly helpless on ground,” Star Tribune, Sunday/June4/1989/3E.