Skip to content

Today's Creation Moment

Oct
01
Doctors Use God's Invention
Job 10:10-12
"Hast thou not poured me out as milk, and curdled me like cheese? Thou hast clothed me with skin and flesh, and hast fenced me with bones and sinews. Thou hast...
For thousands of years, man has applied a huge variety of things to his skin to help injuries heal. By trial and error he has come up with ointments that keep injured skin moist to assist the natural...
RSS
share

Fascinación flagelo

Lucas 8:8
“Y otra parte cayó en buena tierra, nació y llevó fruto a ciento por uno. Hablando estas cosas, decía con fuerte voz: ‘El que tiene oídos para oír, oiga’”.

El microscopio electrón fue desarrollado hace cincuenta años atrás y nos permite explorar los secretos de la creación de Dios.  ¡Uno de los descubrimientos más sorprendentes muestra una increíble similitud entre aquellos pequeños látigos llamados flagelo – que algunos microbios utilizan para nadar – y el interior de su oído!

El microscopio electrón ha mostrado que hay un solo patrón maestro para todo flagelo. Estos diminutos hilos siempre están hechos de un par de fibras rodeadas por nueve fibras de proteína que fluyen dentro del tubo.  Se piensa que la contracción de estas fibras de proteína causa que los flagelos se muevan.  Pero aunque estas diminutas estructuras son idénticas, diferentes criaturas las utilizan de diferentes formas.

Dentro de su oído, y de los oídos de todos los vertebrados, hay diminutas estructuras parecidas a cabello que se unen en un punto, algo como una carpa india.  Cada una de estas estructuras tiene sobre sí una proyección exactamente igual que los flagelos de los microbios.  Pero en este caso, su propósito no es el de moverse, sino de ser movidos por ondas sonoras.  ¡Son tan sensibles que pueden proveer a su cerebro muchos diferentes tipos de información, todos los cuales usted al final los escuchara como sonido!

¿Ha utilizado usted este regalo generoso de la audición para escuchar la Palabra de Dios hoy?

Oración: 
Amado Señor Jesucristo, Te agradezco por todos mis sentidos y habilidades y pido que, a través de la enseñanza de Tu Palabra, me ayudes a utilizarlos de formas en que te glorifiquen. Amén.
Notas: 
Margaret Helder, Ph.D., “Marvellous Evidence of Design,” Creation Ex Nihilo, Vol.9, No.4, pp.14-17.