Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
20
The Days in Genesis
Genesis 1:5
“And God called the light Day, and the darkness he called Night. And the evening and the morning were the first day.”
Silently, a huge, powerful form slides through the deep, cold, dark depths of the sea. The men aboard the nuclear submarine have seen neither sun nor daylight for months, yet each one knows what day...
RSS
share

Escépticos admiten: La ciencia no puede negar el alma

Juan 8:56
“Abraham, vuestro padre, se gozó de que había de ver mi día; y lo vio y se gozó”.

Al aceptar que Dios creó al hombre, ¿creó él tanto la parte no material dentro de este que llamamos alma, como el familiar cuerpo material?  Por supuesto, la Biblia tiene mucho que decir acerca del alma del hombre y que luego de su muerte el alma de los fieles estará con Dios en el cielo.  Sin embargo, hay otros que consideran que la idea del alma es nada más que una superstición.

El ganador del Premio Nobel, Sir John Eccles probablemente sabía  más que cualquier otro científico del mundo acerca de cómo funciona el cerebro.  Él llegó a la conclusión que el hombre tiene una parte de sí que es no-material – como dijo, “un fantasma en la máquina que controla el cerebro.”  Al cerebro se lo ve como una internase entre el mundo material y el mundo no-material.  Su aliado improbable fue Sir Kart Popper, notorio filósofo de ciencia y agnóstico que también concluyó que el hombre tiene una parte no-material en él.  Otros científicos influyentes que trabajan en la investigación del cerebro están de acuerdo y concluyen que el hombre tiene una importante parte de sí que la ciencia no puede estudiar.  Algunos científicos concuerdan completamente con esto, pero aceptan algunas ideas anti-bíblicas de la Nueva Era que son bastante extrañas acerca del alma del hombre.
    
Mientras que muchos científicos han creído que el hombre es una criatura completamente material sin ninguna naturaleza espiritual, algunos de los científicos más conocedores del mundo están en desacuerdo.
  

Oración: 
Amado Padre, en su forma maravillosa, Tú has hecho evidente que el hombre es más que solo un accidente químico. Ayúdame a mirar hacia delante para estar contigo para siempre. En nombre de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
John Gliedman, “Scientist’s in Search of the Soul,” Science Digest, Vol.90, No.7, July 1982, pp. 76-80.