Skip to content

Today's Creation Moment

Jul
27
Theory, Hypothesis … Or Something Else?
2 Peter 1:16
"For we have not followed cunningly devised fables, when we made known unto you the power and coming of our Lord Jesus Christ, but were eyewitnesses of his majesty...
Does the theory of evolution pass the test of being a legitimate theory? Not according to Ph.D. geologist and marine scientist Roger Gallop. In his book Evolution: The Greatest Deception in Modern...
share

La asombrosa mangosta

Salmos 58:3-5
“Se apartaron los impíos desde la matriz; se descarriaron hablando mentira desde que nacieron. Veneno tienen, como veneno de serpiente; son como la víbora sorda que cierra su oído, que no oye la voz de los que encantan, por más hábil que sea el encantador”.

La mangosta es una formidable cazadora de serpientes.  Esta pequeña criatura es de aproximadamente 91 centímetros de longitud y pesa alrededor de diez libras.  En muchas partes del mundo a la mangosta se la tiene como una mascota porque mantienen el nivel de la población de serpientes baja.  Esto incluye a algunas de las serpientes más venenosas del mundo.

Una de las características más asombrosas de la mangosta es su habilidad de alejarse de una mordedura de serpiente.  Incluso si una cobra le muerde a una mangosta bebé, el bebé mangosta no es afectado del todo por el veneno.  Esto es debido a que la mangosta tiene anticuerpos de veneno en su flujo sanguíneo y sistema nervioso.  Los científicos que estudian el comportamiento de la mangosta han encontrado que incluso una mangosta que ha sido criada por humanos y que nunca ha visto una serpiente instintivamente conoce como efectivamente atacar a matar a una serpiente de inmediato.

El tamaño, la forma y la velocidad de la mangosta muestran que es perfectamente diseñado para matar serpientes.  Su asombrosa habilidad de ignorar el veneno de la serpiente, y su programación interna que permite que la mangosta sea un matador de serpientes efectivo y amigo para los humanos ciertamente demuestra el poder y sabiduría del Creador.  ¡Claro si Él puede hacer que una criatura tal como una mangosta proteja a los humanos de serpientes terrenales, y sabemos también que Él puede proveernos de protección de aquella vieja serpiente, el diablo, a través de Su Hijo Cristo Jesús!
  

Oración: 
Amado Padre celestial, Tu sabiduría en la Creación no es más que un reflejo tenue de Tu gran sabiduría en Tu plan de salvación. Ayúdame a recordar esto, especialmente cuando estoy bajo ataque del diablo. En nombre de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
Bob Devine, Uncle Bob’s Animal Stories, (Moody Press, Chicago, IL, 1986), pp. 7-9.