Skip to content

Today's Creation Moment

Sep
17
This Worm Gives God the Glory
Job 36:3
"I will fetch my knowledge from afar, and will ascribe righteousness to my Maker."
When scientists completed the first genetic map of an animal, they found that the results have the signature of our Creator all over them. This animal is the nematode, a very small worm. Even though...
RSS
share

La doble vida del colibrí

Salmos 4:8
“En paz me acostaré y asimismo dormiré, porque sólo tú, Jehová, me haces vivir confiado”.

Usted podría adivinar que un colibrí, que vuela de flor en flor con alas batiendo unas 60 veces por segundo, debe quemar mucha energía para seguir adelante.  Si un niño de 65 libras quemara energía al mismo ritmo él comería 100 libras de pollo todos los días.  El hecho es que, el colibrí moriría si va por más de dos horas sin comer.  Usted se podría preguntar, si el colibrí no puede estar más de dos horas sin comer ¿Cuándo duerme? El hecho es que el colibrí si duerme unas buenas ocho horas cada noche.  ¿Cómo lo hace?    
    
Dios le ha dado al colibrí un metabolismo de lo más asombroso.  Durante el día el corazón del colibrí debe latir 10 veces cada segundo al mantener su increíblemente rápido metabolismo andando.   Pero cuando duerme el corazón del colibrí disminuye la velocidad a menos de un latido por segundo – aproximadamente lo mismo que el nuestro.  Y para disminuir aún más su metabolismo, la temperatura diurna del colibrí cae de 100 grados hasta la misma temperatura del aire de la noche – 50 o 60 grados.  Esta caída en temperatura mataría a la mayoría de animales de sangre caliente.  Pero todo esto permite que el colibrí esté sin comida para un buen descanso de ocho horas.

El colibrí provee más que suficientes evidencias de que el Creador realmente si se preocupa por Sus criaturas, incluso cuando están dormidas.

Oración: 
Amado Padre, Te agradezco que te preocupas por mí incluso cuando estoy dormido y no me puedo proteger. Confórtame con esta verdad, especialmente cuando tengo temor de la noche. En nombre de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
Bob Devine, Uncle Bob’s Animal Stories, (Moody Press, Chicago, IL, 1986), pp.38-39.