Skip to content

Today's Creation Moment

Dec
22
Microbe Argues for God's Unlimited Creativity
Genesis 1:20
"And God said, Let the waters bring forth abundantly the moving creature that hath life, and fowl that may fly above the earth in the open firmament of heaven."
Aluminum, the most abundant metal in the Earth's crust, is usually thought to be poisonous to life. When aluminum becomes too concentrated in soil, it will greatly reduce crop yield. No known living...
RSS
share

Él respira por los pies

Job 21:22
“¿Enseñará alguien a Dios sabiduría, cuando es él quien juzga a los que están elevados?”

¿Qué respira por sus pies, y tiene miles de mandíbulas pero no tiene boca, tiene también hasta cincuenta brazos, y un ojo en la punta de cada brazo?  No, no es una nueva criatura para la próxima película de Star Wars.  Es la estrella de mar.

Cuando Dios diseñó la estrella de mar,  parece que trató de ver cuan diferentemente podría ser esta criatura de todas las demás.  Dependiendo de la especie, la estrella de mar puede tener entre tres y cincuenta brazos, y en la punta de cada brazo un ojo respectivamente.  La piel áspera de la estrella de mar está cubierta por diminutas mandíbulas que evitan que los parásitos se adhieran a la estrella de mar.  Y más asombroso aún, es el hecho de que cada una de estas miles de mandíbulas funciona independientemente del resto.  La estrella de mar para obtener su oxígeno, toma agua a través de varios tubos en sus pies, y cada uno de estos contiene una pequeña bomba y un sistema de cañería que está interconectado a los otros pies.

La estrella de mar demuestra que nuestro Creador no tuvo que diseñar la creación de alguna forma específica.  Los teólogos se refieren a esto como “creación voluntaria”.  Si Dios hubiese querido, usted y yo estaríamos respirando por los pies – aunque me alegro que esto no sea así.  Sin embargo, la verdad bíblica de la creación voluntaria fue una de las ideas cruciales que proveyó la base para el método científico moderno.

Oración: 
Amado Señor Jesucristo a través de Quien fueron hechas todas las cosas, te agradezco con asombro y sobrecogimiento por Tu creatividad, y de forma especial porque me creaste, me compraste y me libraste del pecado, la muerte y del diablo. Amén.
Notas: 
Bob Devine, Uncle Bob’s Animal Stories, (Moody Press, Chicago, IL, 1986), pp.65-70.