Skip to content

Today's Creation Moment

Nov
24
A Clever Golden Toad
Matthew 6:26
"Behold the fowls of the air: for they sow not, neither do they reap, nor gather into barns; yet your heavenly Father feedeth them. Are ye not much better than they...
All toads are not fat and ugly. The golden toad, which lives only in a few square miles of the cloud forest of Costa Rica, is a trim and slim toad with garishly bright orange coloring. The golden...
RSS
share

El gusano Scuba

Romanos 1:20
“Lo invisible de él, su eterno poder y su deidad, se hace claramente visible desde la creación del mundo y se puede discernir por medio de las cosas hechas. Por lo tanto, no tienen excusa.”

El familiar pequeño insecto conocido como el chinche de agua es una maravilla de diseño de ingenieria.  Alrededor de una pulgada (2.5 centímetros) de largo, nada sobre su espalda en la superficie del estanque utilizando sus patas que son extra largas y tienen pequeños remos en la punta, igual a los remos de un barco.  Cualquiera que haya intentado nadar sobre su espalda sabe cuan difícil es ver a donde uno va, pero no para el chinche de agua.  Sus ojos están especialmente ubicados para poder tener un panorama perfecto mientras nada sobre su espalda.

Como mencioné, el chinche de agua es un insecto, por lo tanto no tiene agallas como el pez, sin embargo, pasa mucho tiempo bajo el agua.  ¿Cómo lo hace? Pues, su Creador le dio la habilidad de respirar a través de su cola que saca fuera del agua, justo como un tubo de esnórquel.  Hay pelos diminutos que mantienen el agua fuera del tubo mientras él extrae aire fresco para rellenar sus tanques de aire para otra zambullida.  Aquellos diminutos pelos también le dicen al chinche de agua si un movimiento cercano en el agua es algo que podría amenazarlo o algo que podría ser bueno para el almuerzo.

Sin duda, los rasgos especializados de este pequeño insecto no podrían haberse desarrollado gradualmente por prueba y error pero son evidencias de un diseño espléndido y un Maestro Diseñador.

Oración: 
Amado Señor, a pesar de que la creación ha sido cicatrizada y dañada por el pecado, su belleza y maravilla todavía es hermosa de contemplar. Por esto te agradezco mientras espero ver la Nueva Creación. En nombre de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
Bob Devine, Uncle Bob’s Animal Stories, (Moody Press, Chicago, IL, 1986), pp.79-82.