Skip to content

Today's Creation Moment

Oct
30
God Gives the Rat a Secret
Job 38:4
"Where wast thou when I laid the foundations of the earth? declare, if thou hast understanding."
A new revolutionary design in metal-cutting blades has been added to the metal-working industry. In use, the new blade is fixed in one position while the metal to be shaped spins on a lathe. This new...
RSS
share

Por qué los pájaros no necesitan medias

Job 12:7, 9
“Pregunta ahora a las bestias y ellas te enseñarán; a las aves de los cielos, y ellas te lo mostrarán; o habla a la tierra y ella te enseñará; y los peces del mar te lo declararán también. ¿Cuál entre todos ellos no entiende que la mano de Jehová lo hizo?”

Alguna vez se ha preguntado ¿por qué es que los patos pueden pasar todo el día en agua casi helada y no les molesta?  Es más, las aves nunca parecen tener molestias de pies fríos.  Si nosotros corriéramos alrededor del hielo y la nieve descalzos, no pasaría mucho tiempo antes de que tuviésemos un buen caso de congelación.  Así que, ¿por qué los pájaros no necesitan medias?

Las aves tienen una red de arterias que llevan la sangre a sus pies. Estas arterias están entretejidas con las venas que regresan la sangre de sus pies.  Esta red de arterias y venas se llama “red maravillosa”.  La sangre que baja por las arterias es caliente a una temperatura de 106° F (41° Celsius) pero la temperatura de la sangre que regresa por las venas puede estar tan fría como 37° F  (2° Celsius) al salir del pie.  La sangre caliente recalienta a la sangre fría que viene del pie antes de entrar al cuerpo.   El resultado es que el ave pierde muy poco calor corporal, y la sangre que va al pie nunca se vuelve peligrosamente fría en temperatura normal de invierno.

La sabiduría de este diseño es obvia.  ¿Podrían haber sobrevivido las aves con los pies  congelados antes de haber aprendido a evolucionar en este arreglo especial?  ¡Difícilmente! La conclusión más razonable es que hay un Creador que cuida de toda Su creación, ¡incluyéndonos a usted y a mí!

Oración: 
Amado Padre, Tú no has escatimado nada para nuestro bien. Especialmente te agradezco que en Tu sabiduría diseñaras un plan de salvación para nosotros, aunque costó la vida de Tu único Hijo para salvarme. Ayúdame a nunca tomar ligeramente tu sabio plan de salvación. En nombre de Cristo Jesús. Amén.