Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
18
The Days in Genesis
Genesis 1:5
“And God called the light Day, and the darkness he called Night. And the evening and the morning were the first day.”
Silently, a huge, powerful form slides through the deep, cold, dark depths of the sea. The men aboard the nuclear submarine have seen neither sun nor daylight for months, yet each one knows what day...
RSS
share

Peces con pulmones

Juan 1:3
“Todas las cosas por medio de él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho”.

La idea de peces con pulmones suena tan extraño como un elefante con alas.  La diferencia está en que en realidad sí hay peces con pulmones.

De hecho, hay muchas variedades de peces con pulmones que se encuentran en Australia, África y Sur América.  En Australia viven en calladas piscinas de agua que se estancan en el verano.  Debido a que no hay mucho oxígeno disuelto en el agua, estos peces necesitan pulmones para poder respirar aire así como nosotros.  Los peces con pulmones en los pantanos de Sur América pasan su tiempo descansando en madrigueras cuando los pantanos se secan en el verano.  De igual manera, los peces con pulmones en África pasa la temporada seca en amadrigados en el lodo con un tubo de respiración hacia la superficie.

Los evolucionistas han sugerido que los peces con pulmones sobrevivieron del tiempo cuando las criaturas del mar se estaban adaptando a la vida sobre la tierra.  Pero a decir verdad su teoría no tiene sentido.  Los peces con pulmones muestran poco interés de moverse a la tierra.  Además, carecen de características biológicas importantes que harían que esta movida sea posible.  Lo que es más, los peces con pulmones que encontramos en los registros fósiles son exactamente iguales a los que viven hoy.  No hay absolutamente ninguna evidencia de evolución aquí.

Aunque el pez con pulmón es una criatura inusual, es un testimonio de la creatividad y sabiduría del Creador, y no ofrece ningún apoyo para las especulaciones evolucionistas.

Oración: 
Amado Señor Jesucristo, Te agradezco que como el Instrumento de la creación, Tú haces que la excelencia y sabiduría de Dios sea evidente para el hombre, así como Tú has hecho que el deseo de Dios de tener una relación conmigo sea evidente a través de Tu encarnación. Amén.