Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
20
The Days in Genesis
Genesis 1:5
“And God called the light Day, and the darkness he called Night. And the evening and the morning were the first day.”
Silently, a huge, powerful form slides through the deep, cold, dark depths of the sea. The men aboard the nuclear submarine have seen neither sun nor daylight for months, yet each one knows what day...
RSS
share

¡La mano que sostiene el mundo extendida hacia nosotros!

Juan 1:14
“Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros lleno de gracia y de verdad; y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre”.

Durante varios años Momentos de la Creación ha traído cada día a los radioescuchas evidencias de diseño en la naturaleza.  Ese diseño a menudo es maravillosos, usualmente ingenioso y ciertamente pone en cuestión cualquier posibilidad de que todo haya salido por casualidad.

Hemos señalado, que donde hay diseño debe haber un Diseñador y Creador.  Aquellos que creen que la Biblia es el plan del Creador también sabrán que Dios, nuestro Creador, ama Su creación, desde las estrellas hasta el insecto más diminuto.  Pero Él tiene un amor especial por nosotros que, se nos dice, fuimos hechos a Su imagen.

Con todo y lo maravilloso que es la Creación, es bastante asombroso llegar a darse cuenta que Aquel que creó los billones de estrellas y las energizó, escogió bajar y ser parte de la raza humana.  Él experimentó cada parte de la vida humana desde el nacimiento como un bebé indefenso hasta la muerte en la cruz en la flor de la vida.  Su nombre durante su tiempo en la Tierra era Jesús y Aquel que supo todas las cosas, vino a mostrarnos el camino y ofrecer vida eterna a aquellos que la acepten.

Y ¿Por qué?  Muy simple – Él era el instrumento Que nos hizo, y nosotros nos encontramos eternamente perdidos sin Su ayuda.  ¿Quién mejor entonces, para rescatarnos de nuestra naturaleza malvada?  Nosotros tan solo podemos quedarnos en una actitud de profunda reverencia por tal amor.

Oración: 
Amado Señor Jesús, de todo lo que yo alguna vez haya aprendido, los hechos más asombrosos son Tu nacimiento, vida, muerte y Resurrección para mi salvación. Ante Ti no sé nada y no tengo ningún poder; mi fuerza y poder solo puede ser suplido por Ti. Amén.