Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
01
God Shows Us the Earth from Space
Job 26:7
“He stretcheth out the north over the empty place, and hangeth the earth upon nothing.”
The Earth floats in space, attached to nothing, surrounded by a thin layer of air. What science has only just learned, the Bible has taught for thousands of years! Yes, while other ancients pictured...
RSS
share

¿Qué apariencia tenía la piel del dinosaurio?

Job 41:1, 30
"¿Pescarás tú al leviatán con un anzuelo o sujetándole la lengua con una cuerda? Por debajo tiene escamas puntiagudas que imprimen su huella en el barro”.

Antes del Gran Diluvio de Noé, ¿Qué fue lo que nuestros antepasados vieron cuando se enfrentaron a un dinosaurio? ¿Qué apariencia tenía la piel del dinosaurio? ¿Cómo eran sus bebés? La historia bíblica coloca la creación de los grandes dinosaurios de tierra el mismo día en que fue creado el hombre.  Eso significa que hay poca duda de que al menos algunas de las personas de las que leemos en la Biblia vieron dinosaurios.  Muchos creacionistas modernos piensan que la descripción de Job del leviatán en realidad describe algún tipo de dinosaurio.

Por generaciones, lo que sabíamos o pensábamos saber acerca de los dinosaurios fue el resultado del estudio de sus huesos.  Pero ahora, los descubrimientos recientes revelan algunas sorpresas acerca de cómo eran los dinosaurios en realidad.  Uno de los descubrimientos es la primera impresión fosilizada de la piel de un dinosaurio pico de pato conocido como hadrosaurio.  Este fósil interesante, encontrado en el sur oeste de Nuevo México, muestra que el hadrosaurio tenía chichones en su piel que promediaban un poco más de media pulgada de diámetro.  Cada una se levantaba junto a la otra como pequeñas montañas.  Esto significa, como lo puso un científico, que si uno acariciaría a un hadrosaurio, sentiría como pasar su mano sobre la llanta de una bicicleta de montaña.  En la Patagonia los científicos han descubierto el primer embrión completo con impresiones de piel que haya sido conocido, de un sauropoda que era un dinosaurio grande de cuatro pies (1, 20 mt.).  Estos descubrimientos brindan un retrato más acertado de la apariencia de estos monumentos vivientes que reflejaban el poder y creatividad de Dios.  Algún día podremos preguntar a Job exactamente qué era un leviatán.

Oración: 
Padre, te agradezco porque Tu poder y divinidad son evidentes en la creación que nos rodea. En Nombre de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
R. Monastersky, Getting under a dinosaur's skin, Science News, V.155, p.38, January 16, 1999