Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
18
The Days in Genesis
Genesis 1:5
“And God called the light Day, and the darkness he called Night. And the evening and the morning were the first day.”
Silently, a huge, powerful form slides through the deep, cold, dark depths of the sea. The men aboard the nuclear submarine have seen neither sun nor daylight for months, yet each one knows what day...
RSS
share

No hay tal abejorro

Salmos 98:4
"Cantad alegres a Jehová, toda la tierra. Levantad la voz, aplaudid y cantad salmos”.

Los científicos han sabido por mucho tiempo que las abejas comunican la ubicación de fuentes de néctar a sus compañeros de nido.  El lenguaje que muchas especies utilizan incluso ha sido descifrado.  Al mismo tiempo, fue aceptado por mucho tiempo,  que los abejorros no comunicaban la ubicación de su fuente de alimento a sus compañeros de nido.  Después de todo, es suficientemente sorprendente que una criatura supuestamente simple como la abeja haya dominado la habilidad avanzada de la comunicación, pero en realidad ¿pueden las abejas aún más simples comunicarse?

Hoy en día las investigaciones revelan que hay por lo menos varias especies de abejorros y otras abejas sin aguijón que se comunican entre sí.  Como se puede esperar, los lenguajes difieren entre especie y especie.  Una especie de abeja reporta lo que ha encontrado a sus compañeras de nido al correr en zigzag sobre los avisperos y golpeándose contra las parejas de sus compañeras.  Esto los lleva a revisar la cualidad del néctar que acaba de extraer.  Si ella ha traído varias cargas buenas, las demás se unen a extraer más.  Otras especies colocan huellas de olores hacia la fuente del alimento.  Cuando un miembro de otra especie encuentra una buena fuente, ella se comunica con sus compañeras de nido a través de una serie de zumbidos pulsantes.  Al comunicar la altura de la fuente por medio de la velocidad de las pulsaciones, ella ejecuta un baile circular que comunica el resto de las instrucciones.
   
La Biblia es precisa cuando dice que toda la creación puede ofrecer alabanza a Dios.  Los lenguajes pueden ser diferentes; la forma de la comunicación ni siquiera nos puede parecer comunicación.  Pero sabemos que la comunicación es un regalo de Dios, y aun las criaturas llamadas simples pueden recibir este regalo de su Creador.

Oración: 
Padre, yo también te alabo y te agradezco por el regalo de la comunicación. Amén.
Notas: 
Susan Milus, Look Who's Dancing, Science News, v.155, p.216, April 3, 1999