Skip to content

Today's Creation Moment

May
26
Should We Teach Our Children Evolution?
Proverbs 22:6
Train up a child in the way he should go: and when he is old, he will not depart from it.
In creation ministries, such as this, we are very eager that people should see the fallacies and the lack of a good scientific basis for evolutionism. Instead, we point people to the factual basis...
share

Más pruebas de que usted no es una química accidental

in
Salmos 139:14
"Te alabaré, porque formidables y maravillosas son tus obras; estoy maravillado y mi alma lo sabe muy bien".

La mayoría de las personas saben que la molécula más importante en nuestros cuerpos es el ADN. Pero otra molécula grande llamada ATP es lo que le mantiene a usted y a su ADN vivo.  La ATP es el sistema primario de energía dentro de su cuerpo.  Genera la electricidad en sus nervios, haciendo que sea posible mover sus músculos.  La operación del ATP debe borrar cualquier duda de que esta es una obra de un Creador sabio e inteligente.

La ATP convierte la energía en el alimento que usted come al nivel justo necesario en la mayoría del tiempo por nuestras células.  Cuando el ATP entrega su energía dentro de sus células, pierde un grupo de átomos de fosfato y se convierte en ADP.  El ADP es reciclado inmediatamente de vuelta a ATP dentro de su mitocondria para una vez más entregar su energía.  En promedio, cada ATP es reciclado por lo menos tres veces por segundo.  A pesar del hecho de que cada una de sus cien trillones de células tiene un billón de moléculas ATP, usted moriría dentro de unos pocos minutos si algo interfiriera con este reciclaje.  ¡Durante el curso de un día, su cuerpo reciclará 400 libras de ATP! Dentro de su mitocondria hay lo que se ha descrito como una “rueda hidráulica” molecular.  ¡Cuando más trabaja esta “rueda hidráulica” gira tan rápido como 200 revoluciones por segundo, generando 600 moléculas ATP durante ese segundo!
   
El Salmista tenía razón cuando alabó a Dios porque él reconocía que fue hecho formidable y maravillosamente.

Oración: 
Señor, te agradezco porque fui hecho formidable y maravillosamente. Amén.
Notas: 
Jerry Bergman, ATP: The Perfect Energy Currency for the Cell, Creation Research Society Quarterly, v.36, p.2, June 1999