Skip to content

Today's Creation Moment

Oct
24
The Home Life of the Beaver
Ecclesiastes 3:20-21
"All go unto one place; all are of the dust, and all turn to dust again. Who knoweth the spirit of man that goeth upward, and the spirit of the beast that goeth...
Frequent excursions into the Mount St Helens National Volcanic Monument bring me regularly into areas populated by beavers. Many of the ponds around the Hummocks show signs of beaver activity. One...
share

La Biblia: Historia convincente

Josué 11:11
"Pasaron a espada todo cuanto en ella tenía vida, destruyéndolo todo por completo, sin que quedara nada capaz de respirar, y prendieron fuego a Hazor".

La Biblia nos dice que al conquistar Canaan, Josué destruyó la ciudad de Hazor, que era la ciudad principal del área.  Los críticos de la Biblia por lo general son escépticos de las afirmaciones hechas por la Biblia, especialmente cuando tienen que ver con la conquista que hizo Israel a Canaan.  Las excavaciones en Hazor empezaron en 1955 y han continuado esporádicamente desde entonces.  Los arqueólogos querían saber ¿cuándo Hazor fue destruida y quién la destruyó?  Dudando que Israel haya podido causar la destrucción, algunos sugirieron que Hazor fue destruida por los filisteos, otra ciudad cananita, o por los egipcios. 

Las nuevas excavaciones realizadas durante los años de 1990 revelaron algunas respuestas interesantes.  La ciudad fue claramente destruida por fuego, como lo atestaban las cenizas restantes de la ciudad, que tienen una profundidad de 3 pies (91.44 centímetros) en algunos lugares.  Esto es consistente con el relato de las Escrituras.  Debido a las grandes cantidades de aceite de oliva almacenadas en grandes jarras en el palacio, el fuego fue especialmente fuerte allí, alcanzando temperaturas estimadas sobre dos mil grados Fahrenheit (1,093 grados Celsius).  Además, estatuas e ídolos fueron hechos pedazos, que es lo que los israelitas típicamente hacían en obediencia a Dios.  Los ídolos destruidos eran dioses alabados por los filisteos, cananitas y egipcios, haciéndolos a ellos como improbables destructores.  ¡El patrón de destrucción es el mismo que se describe en las Escrituras, dejando la única conclusión, como dicen aquellos más cercanos a las excavaciones, que sólo Israel pudo haber hecho esto!  Es bueno ver que incluso aquellos que dudan de la verdad de las Escrituras pueden ser convencidos de la verdad por medio de la historia misma. 

Oración: 
Te agradezco, Señor, que puedo estar seguro de las promesas de salvación en la Biblia. Amén.
Notas: 
Amnon Ben-Tor and Maria Teresa Rubiato, Did the Israelites Destroy the Canaanite City? Biblical Archaeology Review, May/June 1999, p.22