Skip to content

Today's Creation Moment

Jul
24
Why Do We Sigh?
Psalm 150:6
"Let every thing that hath breath praise the LORD. Praise ye the LORD."
As we all know, coughing is a reflex that clears our breathing passages from secretions, irritants, foreign particles and even microbes that might make us sick. We also know that sneezing is a reflex...
share

!Por supuesto que es un caballo¡

Proverbios 21:31
"El caballo se apareja para el día de la batalla, pero Jehová es quien da la victoria".

Casi todo libro de texto de ciencias impreso durante los últimos siglos presenta un diagrama de la evolución de un caballo.  El primer dibujo en la ilustración muestra una criatura con forma de roedor de cuatro dedos de nombre Eohippus seguido por Mesohippus, Merychippus y finalmente Equus el caballo moderno.  El número de dedos del pie gradualmente se redujo de tres a uno.  Este diagrama ha convencido a millones de que los científicos han comprobado la evolución del caballo.

El diagrama es, como un científico evolucionista ha admitido, un completo fiasco.  Un biólogo evolucionista dijo, “El árbol familiar del caballo es hermoso y continua sólo en los libros de texto”.  ¿Por qué? Primero, porque el Eohippus es casi idéntico al damán de las rocas moderno.  No tiene nada que ver con caballos.  Además, fósiles de caballos de un dedo del pie y de tres dedos se han encontrado en la misma capa, indicando que los caballos de tres dedos del pie no evolucionaron de los caballos de un dedo.  Aún peor para la evolución, los caballos de tres dedos del pie aún existen.  La razón por la cual hay tantas variedades de caballos en el registro fósil, como los hay vivos hoy, es porque Dios les dio un inmenso rango genético.  ¡Los caballos pueden estar entre 16 pulgadas (2.54 centímetros) hasta más de seis y medio pies (2 metros) de alto y pueden tener entre 17 a 19 pares de costillas!

En vez de confiar en la “prueba” fraudulenta de la evolución para el caballo, debemos confiar en la Palabra segura de nuestro amante Creador.
   

Oración: 
Amado Padre, te agradezco por las bendiciones que los caballos han dado a la humanidad, y permite que mi confianza siempre permanezca en Ti. Amén.
Notas: 
Jonathan Sarfati, The non-evolution of The Horse, Creation 21(3) June-August, 1999, p. 28