Skip to content

Today's Creation Moment

Sep
02
One Smelly Amoeba
Job 9:25-26
"Now my days are swifter than a post: they flee away, they see no good. They are passed away as the swift ships: as the eagle that hasteth to the prey."
Not all dangerous predators can be seen. One of the most dangerous predators in a drop of pond water is Amoeba proteus. This amoeba literally terrorizes its one celled pond mates because they can...
RSS
share

La planta que respira a través de un esnórquel

in
Génesis 1:11
“Después dijo Dios: ‘Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol que dé fruto según su especie, cuya semilla esté en él, sobre la tierra’. Y fue así”.

Las plantas necesitan oxígeno y aquellas que viven en la tierra respiran a través de sus hojas.  Otras plantas están diseñadas para vivir y respirar bajo el agua.  Sin embargo, cuando una planta de tierra está sumergida en el agua, puede ahogarse, igual que uno de nosotros.

El arroz es en realidad una planta de tierra que extrae su oxígeno del aire, sin embargo, la mayor parte de la planta debe estar sumergida en el agua para que pueda sobrevivir.  Puede crecer de esta forma en el agua a una profundidad de hasta quince pies (4.5 metros).  En áreas propensas a inundaciones, se ha visto que el arroz ha crecido un pie (30 centímetros) al día a fin de mantener sus hojas superiores fuera del agua.  La razón por la cual las plantas de arroz no se ahogan nos lleva a descubrir otro de los ingeniosos diseños del Creador.

La planta de arroz extrae aire hacia adentro a través de sus hojas, por medio de una funda de aire que rodea a su tallo sumergido.  El arroz emite una molécula de dióxido de carbono por cada molécula de oxígeno que consume.  Pero, debido a que el dióxido de carbono se disuelve más rápidamente en el agua que el oxígeno, se crea un vacío dentro de la planta, que permite que entre aún más aire. 

Parece que Dios ha creado tantas diferentes formas de vida que parece que casi no hay condiciones en la Tierra donde alguna cosa no pueda vivir.  Esto en sí mismo es un testimonio de que Él es responsable de crear todas las cosas vivas y no las fuerzas de la evolución.

Oración: 
Señor, no hay científico alguno, ni nadie que pueda siquiera esperar competir contigo en habilidad y conocimiento. Ayúdame a ser un testigo de este hecho en un mundo que niega que Tú eres el Creador, y por lo tanto permanecen ignorantes de su necesidad de perdón a través de Tu Hijo, Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
Science 85, July/August, pp.7-8.