Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
24
The Sun, Moon and Stars
Psalm 8:3-4
“When I consider thy heavens, the work of thy fingers, the moon and the stars, which thou hast ordained; What is man, that thou art mindful of him? and the son of man,...
What is the most awesome show of God’s power? It may not be what you think. In Psalm 8:3 4, the psalmist is led to exclaim, “When I consider Your heavens, the work of Your fingers, the moon and stars...
RSS
share

Un posible tratamiento para la malaria

Marcos 1:31
“Entonces él se acercó, la tomó de la mano y la levantó; e inmediatamente se le pasó la fiebre y los servía”.

La malaria es causada por infección de parásitos llamados plasmodium.  Todavía es una enfermedad seria, que mató a más de un millón de personas en 1998.  La malaria es más seria en los países en desarrollo donde las medicaciones modernas que luchan contra la malaria a menudo son difíciles de conseguir.  Actualmente un biólogo en la Universidad de Washington puede haber descubierto una solución simple y económica.

Los plasmodium viven en la corriente sanguínea de las víctimas de la malaria.  Debido a que se alimentan de la sangre, sus cuerpos se repletan de moléculas ricas en hierro.  El Biólogo Henry Lai encontró que un campo magnético débil y oscilante en el laboratorio causa que el plasmodium rico en hierro empiece a girar.  Al continuar el campo magnético, los cuerpos de los plasmodium giran lo suficientemente rápido para explotar y morir.  Lai sugiere que un resorte de alambre en el techo y otro en el piso de la habitación conectados a un suministro de energía podría establecer un campo magnético lo suficientemente fuerte para matar a los plasmodium en la corriente sanguínea de personas infectadas.  Él piensa que la malaria se le podría mantener bajo control si una persona pasara 12 horas al día en una habitación de estas características.  Sin embargo, esta teoría todavía no ha sido probada en el campo.

La malaria ha sido un problema desde que el pecado entró al mundo.  Inclusive podría ser la causa de algunas de las fiebres de las cuales leemos en la Biblia.  Cuando nuestro Creador nos hizo Él nos dio la inteligencia para tratar con las enfermedades que serían el resultado de nuestro pecado.  Sin embargo, la medicina moderna no puede sanarnos espiritualmente.  Solo el Hijo de Dios, Cristo Jesús puede hacer esto cuando confiamos en Su sacrificio en la cruz por nosotros.

Oración: 
Amado Padre, Te agradezco por sanarme por medio de la sangre de Jesucristo. Amén.
Notas: 
Discover, 7/00, p. 24, “Magnets Against Malaria.”