Skip to content

Today's Creation Moment

Jul
07
Tall, Fat and Upside-Down
Luke 6:44
"For every tree is known by his own fruit. For of thorns men do not gather figs, nor of a bramble bush gather they grapes."
If you want to snack on fruit from a 10-story-high Grandidier's baobab tree, you'd better bring a very tall ladder. That's because there are no branches to climb until you get to near the very top of...
RSS
share

¿Es el matrimonio tan sólo un pedazo de papel?

in
Mateo 19:4-5
"Él, respondiendo, les dijo: —¿No habéis leído que el que los hizo al principio, “hombre y mujer los hizo”, y dijo: “Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne”?

Con la creación de Adán y Eva, Dios también creó la relación de matrimonio y la bendijo.  Dios sabe como estamos hechos.  Él conoce como funcionamos.  Y Él tenía todo eso en mente cuando diseñó la relación del matrimonio.  Por esta razón, uno esperaría que intentar moldear una familia no simplemente vivir juntos, pues esto resultaría en menos felicidad que cuando se está propiamente casado.

Numerosos estudios en los recientes años han mostrado los resultados de parejas que viven juntos sin el beneficio del matrimonio.  Un estudio en 1992, conducido por un grupo de la Universidad de Rutgers, mostró que incluso los convivientes que eventualmente llegaban a casarse tenían un 46 por ciento de más probabilidad de divorcio que aquellos que habían empezado una relación de matrimonio apropiada.  Un estudio aun más reciente hecho por un investigador de la Universidad de Bowling Green midió y comparó los puntajes de depresión entre parejas casadas y convivientes.  Las personas casadas tenían un puntaje promedio de depresión del 13.3%, mientras que los convivientes mostraban un puntaje de depresión mucho más alto, de 17.2 %.
       
El vivir como convivientes es aún peor para los niños.  Treinta y seis por ciento de los niños nacidos de estas parejas verán a sus padres divorciarse.  Sólo un tercio de los niños nacidos de personas casadas verán a sus padres divorciarse.  Está claro que en Su amor por nosotros, Dios diseñó el matrimonio para nuestra felicidad y bendición.
   
   

Oración: 
Te agradecemos, amado Padre, por el regalo del matrimonio. Bendice y fortalece el matrimonio entre nosotros. En nombre de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
Mona Charen, Before you decide on moving in, Washington Times, March 26, 1999, Third Age News Service, Marriage gets the nod for satisfaction, Brainerd Daily Dispatch, (Minn.) September 6, 1998.