Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
23
After Their Kinds
Genesis 1:12
“And the earth brought forth grass, and herb yielding seed after his kind, and the tree yielding fruit, whose seed was in itself, after his kind: and God saw that it was...
How wonderful! Your dog has just had puppies! But do you now have to sort through the litter and make sure there are no baby giraffes or kangaroos? In God’s account of creation in Genesis 1, we...
RSS
share

Resplandece, pequeño pulpo

Juan 8:12
"Otra vez Jesús les habló, diciendo: —Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida".

Las profundas y oscuras profundidades del océano están llenos de muchas variedades de criaturas luminiscentes.  Entre los pulpos hay sólo dos o tres especies en las cuales las hembras desarrollan anillos luminiscentes alrededor de sus bocas.  Aunque todo eso ha cambiado por una serie de notables descubrimientos acerca de una especie ya conocida de pulpos. 
   
El pulpo rojo, Stauroteuthis syrtensis, viven en aguas profundas en las afueras de la costa este de los Estados Unidos.  En 1997 se estaba estudiando un espécimen de un pie (30 centímetros) de largo.  Cuando los científicos apagaron las luces del laboratorio, se quedaron asombrados al ver que las ventosas del pulpo resplandecían.  El resplandor azúl-verde, que descubrieron, brilla a más de 470 nanómetros, una frecuencia que viaja bien bajo el agua.  Los científicos dicen que este resplandor puede explicar como el pulpo sobrevive.  No come lo que la mayoría de pulpos comen.  Más bien, come diminutos crustáceos cuyos primos de agua poco profunda son atraídos por la luz.  Si las versiones de agua profunda son atraídas por la luz, lo único que este ingenioso pulpo pequeño necesita hacer para comer es encender la luz del porche.  La frecuencia de la luz y la dieta inusual de este pulpo toda provee evidencia del diseño sabio de Dios.  Si éstas características especiales hubiesen dependido de la casualidad para desarrollarse, este pulpo nunca se habría dado.
   
Dios es el Creador y la fuente de toda luz.  La perfecta luz de Su verdad en el Evangelio brilla en la “frecuencia perfecta” para atraernos al perdón de pecados y la salvación que se encuentra sólo en Cristo Jesús.     

Oración: 
Padre celestial, Te agradecemos por la luz del Evangelio que nos trae a la luz de la vida que Cristo nos ha dado. Amén.
Notas: 
S. Milius, Octopus suckers glow in the deep, dark sea, Science News, March 13, 1999, v. 155, p.167