Skip to content

Today's Creation Moment

Oct
20
Smart Sharks
Psalm 148:7
"Praise the LORD from the earth, ye dragons, and all deeps:"
Sharks have larger and more complex brains than fish. In fact, in learning tests they score about as well as rabbits. That won't get them into college, but it does show that they are not some...
RSS
share

"Demasiadas notas"

in
1 Crónicas 13:8
"David y todo Israel se regocijaban delante de Dios con todas sus fuerzas, con cánticos, arpas, salterios, tamboriles, címbalos y trompetas".

Tal vez pueda usted recordad la línea del film Amadeus en al cual alguien observa de la música de Mozart, “Demasiadas notas”.  Esta afirmación refleja la opinión de algunas personas de la música altamente compleja de Mozart.  Pero los investigadores están encontrando que esta complejidad matemática puede ser la razón para lo que algunos llaman el “efecto Mozart”.   

Investigadores en varias universidades alrededor de los Estados Unidos han confirmado que la compleja música de Mozart tiene efectos positivos tanto para los adultos como para los niños.  En un estudio, ratas fueron sometidas a Mozart durante 12 horas al día, empezando 4 meses antes de su nacimiento.  Un segundo grupo escuchó sólo silencio, un tercero escuchó sólo un constante siseo, mientras que un cuarto grupo escuchó sólo al compositor minimalista Philip Glass.  Cuando las ratas tenían edad suficiente para correr por un laberinto, fueron probadas.  Las ratas de Mozart no sólo corrieron el laberinto considerablemente más rápido que las otras, sino que cometieron menos errores.  Otras investigaciones han demostrado que a los adultos les va mejor en exámenes de inteligencia luego de escuchar a Mozart.  Mientras que el efecto es temporal en los adultos, los niños a quienes se les expone a Mozart muestran un mejoramiento permanente.

Se piensa que la compleja naturaleza de la música de Mozart anima al cerebro a hacer más conexiones dentro de sí.  Mientras más conexiones se tengan, más inteligente se es.  Ciertamente la música es un regalo de Dios que nos beneficia y nunca podría existir en un universo creado por las fuerzas de la casualidad.

Oración: 
Gracias, Señor por el regalo de la música. Ayúdame a utilizar la música para alabarte a Ti y para decir a otros de Tu salvación. Amén.
Notas: 
John Fauber, Mozart is music to the brain's ears, The Christian News, January 18, 1999, p.9