Skip to content

Today's Creation Moment

Aug
30
Not So Bird-Brained
Genesis 1:21
"And God created great whales, and every living creature that moveth, which the waters brought forth abundantly, after their kind, and every winged fowl after his...
How do you take a much needed nap or get a good night's sleep when you must be alert to danger? Human beings designate people to stay awake and watch for danger when they sleep. Then, they set up...
RSS
share

El sorprendente mosquito halcón

Job 39:26
“¿Acaso por tu sabiduría vuela el gavilán y extiende hacia el sur sus alas?”

El vuelo es un gran problema para aquellos que creen que le debemos a la evolución nuestra existencia.  Los pájaros, mamíferos, reptiles, insectos e incluso algunos peces vuelan o por lo menos planean por el aire en vuelo controlado.  Tantas distintas criaturas vuelan que los evolucionistas deben decir que el vuelo evolucionó varias veces.  La libélula se encuentra entre los mejores voladores del reino animal.
   
La libélula o caballo del diablo puede batir sus cuatro alas en unísono o por separado dependiendo de la maniobra que quiere hacer.  Las libélulas pueden volar a velocidades de 25 millas por hora y aún más rápido.  Pueden permanecer inmóviles en el aire, pueden despegar hacia atrás e inclusive hacer una vuelta sin inclinación.  La libélula come pequeños insectos, incluyendo mosquitos, dándole el sobre nombre “mosquito halcón”.  ¡Una libélula puede ver un mosquito desde 3 pies (30.48 centímetros) de distancia, puede volar hasta él, capturarlo y volver a su posición original en tan solo un segundo!  Entre un tercio y la mitad de su masa corporal está compuesto de músculos de vuelo.  Sus dos ojos tienen un total de 60.000 lentes y están situados como para que su rango de visión sea de casi 360°.  Las libélulas no sólo aparecen en los registros fósiles completamente formadas, sino en una variedad más grande que hoy.  ¡Una libélula fosilizada tenía el tamaño de una vaca! Incluso la Fuerza Aérea de los EEUU ha estudiado a las libélulas para aprender como vuela.

La libélula no es un producto de selección natural.  Es claramente una criatura especialmente diseñada, cuyo Diseñador entiende el vuelo mejor que nosotros.  Este diseñador es nuestro Dios Creador.

Oración: 
Te agradezco, amado Padre, por la belleza y maravilla de la libélula. ¡Realmente debes ser glorificado! En nombre de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
Richard Conniff, The Lord of Time, Reader's Digest, June 1999, p.142