Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
20
The Days in Genesis
Genesis 1:5
“And God called the light Day, and the darkness he called Night. And the evening and the morning were the first day.”
Silently, a huge, powerful form slides through the deep, cold, dark depths of the sea. The men aboard the nuclear submarine have seen neither sun nor daylight for months, yet each one knows what day...
RSS
share

Aprenda de la provisión amorosa de Dios

Job 12:7-8
“Pregunta ahora a las bestias y ellas te enseñarán; a las aves de los cielos, y ellas te lo mostrarán; o habla a la tierra y ella te enseñará; y los peces del mar te lo declararán también”.

Un sinnúmero de especies de peces, viven aparentemente muy bien en las aguas antárticas que son tan frías como las congeladas temperaturas del agua del mar, que es un par de grados más frío que el agua fresca.  Esto presenta con varios misterios.  Primero, el frío desacelera la química necesaria para la vida.  En estas temperaturas, la química de la vida hace cualquier cosa menos parar.  Segundo, desde una perspectiva creacionista, ¿cómo pueden los peces que fueron creados para vivir en un mundo perfecto, cálido y cómodo vivir en un ambiente que hace que la vida sea aparentemente imposible? Un equipo de biólogos de la Estación Marina de la Universidad de Stanford ha encontrado algunas asombrosas respuestas a estas preguntas.

Los biólogos estudiaron una enzima encontrada en muchas criaturas que cambia un compuesto llamado piruvate en lactato dentro de los músculos.  En los peces de la Antártica esta enzima parece ayudar para que esta conversión tome lugar a velocidades por lo general sólo encontradas en criaturas más cálidas.  Parece que los peces de agua fría tienen una leve modificación de esta enzima común que le permite a la enzima a trabajar rápidamente, a pesar del frío.  Y también, los investigadores han encontrado la misma versión modificada de la enzima en una especie de agua cálida sudamericana.  Parece que en la presciencia de Dios el sabía lo iba a ocurrir en Su creación perfecta, y en Su deseo por proveer para Sus criaturas, entregó esta versión especial de esta enzima a las criaturas que Él escogió.  ¿Si Dios provee tan sabiamente para los peces, acaso no proveerá para usted y para mí, por quienes Su único Hijo murió?

Oración: 
Amado Padre, te agradezco y alabo por Tu amor y por proveer todo lo que necesito, incluyendo un Salvador. En nombre de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
C.Wu., Fish enzyme flexes to adapt to the cold, Science News, v.154, p.183