Skip to content

Today's Creation Moment

Oct
01
Doctors Use God's Invention
Job 10:10-12
"Hast thou not poured me out as milk, and curdled me like cheese? Thou hast clothed me with skin and flesh, and hast fenced me with bones and sinews. Thou hast...
For thousands of years, man has applied a huge variety of things to his skin to help injuries heal. By trial and error he has come up with ointments that keep injured skin moist to assist the natural...
RSS
share

No estrese a su bebé aún no nacido

in
1 Pedro 5:6-7
“Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte a su debido tiempo. Echad toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros”.

Todos sabemos por instinto que la preocupación y la ansiedad no son saludables para nosotros.  Algunos estudios previos han mostrado que el estrés afecta nuestra salud y hace que nuestros sistemas inmunológicos sean menos eficientes.  Pero de alguna forma ese conocimiento no parece ser suficiente para hacer que dejemos de agobiarnos por los desafíos y problemas de la vida.    

Un estudio reciente, conducido por investigadores de la Universidad Estatal de Nueva York en Stony Brook examinó el efecto del estrés de una madre sobre el peso de nacimiento de su bebé.  Ellos estudiaron a 130 mujeres entre las edades de 18 y 42 años.  Este estudio exhaustivo examinó las causas del estrés incluyendo los sentimientos diarios de ansiedad, la ansiedad de largo plazo y el estrés financiero.  También encontraron 66 riesgos médicos asociados con el peso de nacimiento de un bebé.  Encontraron que los nacimientos prematuros se encontraban probablemente más entre mujeres que enfrentaban tanto riesgos médicos como estrés emocional.  De hecho, concluyeron que el estrés emocional tenía más probabilidad de producir nacimientos de bajo peso que los riesgos médicos a solas.  Los investigadores admitieron que todas las futuras madres enfrentan algo de estrés, a menudo sin ningún daño para el bebé.  Pero la clave se encuentra en como uno lidia con eventos negativos en la vida de uno.  Podemos lidiar constructivamente con el estrés al entregar todas nuestras ansiedades a Dios.  Porque Dios nos ha amado tanto que Él incluso permitió que Su Hijo sea crucificado por nuestra salvación, sabemos que Él cargará con todas nuestras preocupaciones.

Oración: 
Amado Padre, te agradezco porque Tú me has amado tanto. Y te entrego todas mis ansiedades por el amor que me tienes. Amén.
Notas: 
B. Bower, Anxiety weighs down pregnancies and births, Science News, v. 138, p.102