Skip to content

Today's Creation Moment

Sep
02
One Smelly Amoeba
Job 9:25-26
"Now my days are swifter than a post: they flee away, they see no good. They are passed away as the swift ships: as the eagle that hasteth to the prey."
Not all dangerous predators can be seen. One of the most dangerous predators in a drop of pond water is Amoeba proteus. This amoeba literally terrorizes its one celled pond mates because they can...
RSS
share

No todo regalo tiene valor

Romanos 6:23
“Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro”.

Los novios humanos no son los únicos machos que dan regalos a sus pretendidas.  Los pájaros y las moscas lo hacen también.  En un programa previo hablamos acerca de cómo el pájaro enramador corteja a su potencial pareja al construir una choza y al decorarla para ella con objetos brillantes.

La mosca bailarina presenta a su pretendida un regalo, el regalo es esencialmente sin valor.  El cortejo se da temprano por la mañana mientras los machos se apiñan.  Cada macho cortejante lleva lo que parece una bomba en sus patas traseras.  Estas bombas brillantes son de tan solo unos pocos milímetros de diámetro.  Hasta donde sabemos no son de ningún valor para la hembra, estas son hechas de nada más que la saliva del macho.  Esa puede ser la razón por la cual las hembras no necesariamente seleccionan a los machos con la bomba más grande.  ¿Por qué Dios puso este comportamiento en la mosca bailarina? Tal vez refleja nada más que la increíble creatividad y variedad que Dios puso en Su creación.

O tal vez era para recordarnos que no todo regalo tiene valor para que podamos estar doblemente agradecidos por Sus buenos regalos para nosotros.  Y Su más grande regalo para nosotros fue la vida, muerte y resurrección de Su Hijo, Cristo Jesús. 

Oración: 
Te agradezco, amado Padre por el regalo de Tu Hijo y la salvación que Él ha hecho posible para mí. En nombre de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
S.M., Nuptial balloons, Size doesn't matter, Science News, v. 155, p.267