Skip to content

Today's Creation Moment

Jul
25
Abimelech the Watermelon
Judges 9:53
"And a certain woman cast a piece of a millstone upon Abimelech's head, and all to brake his skull."
In the book of Judges we read of how "a certain woman" gave the Philistine leader Abimelech a skull fracture when she threw a millstone on him from a tower. Some biblical scholars concluded that no...
RSS
share

El exclusivo escape de la Amphipoda

Santiago 4:7
"Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros”.

Las posibles presas de caza son inteligentes si se mantienen contra el viento del cazador.  Muchos predadores cazan utilizando el olfato, o por lo menos en parte.  El mismo principio funciona en el agua.  Muchos predadores huelen los químicos emitidos por su presa y utilizan el olor para ayudarles a localizar a su presa.  Si usted fuera un predador en un arroyo sería inteligente si permanecería río abajo de su presa.  La presa no le podrá oler.  Además, usted podría olerlo si se acerca demasiado.

Sorprendentemente, los pequeños amphipodas parecidos a camarones parecen poder oler al predador inclusive río abajo.  Los investigadores de la Universidad de Lund en Suecia han descubierto que las amphipodas inclusive pueden oler la trucha café río abajo e intentan evitarla.  Los científicos diseñaron un arroyo artificial que se dividía en dos lados.  Al ir por un lado se encontraba una trucha café, mientras que ningún predador esperaba por el otro lado.  Los amphipodas fueron colocados río arriba del arroyo para que pudiesen ir río abajo.  Cuando los amphipodas llegaron a la división ellos evitaron el lado con la trucha.  Para ver si en realidad los amphipodas estaban oliendo algo río abajo, los investigadores pusieron olores de trucha en el agua río abajo.  Esto fue suficiente para causar que los amphipodas evitaran ese lado.  Sin embargo, cuando se colocaron truchas en uno de los lados río abajo en tubos de vidrio, evitando que su olor entre en el agua, las amphipodas no respondieron a la vista de la trucha.

Nosotros también estamos siendo cazados como presas por el diablo y sus fuerzas.  Haríamos bien en ver y detectar donde se encuentra el diablo esperando por nosotros, y como los amphipodas, huir de Él.

Oración: 
Amado Padre, te confieso que no he huido del diablo cuando he debido. Perdóname a través de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
S.M., Downstream trout swim but can't hide, Science News, v.154, p.91