Skip to content

Today's Creation Moment

Oct
24
How to Make a "Bananatrode"
Psalm 147:5
"Great is our Lord, and of great power: his understanding is infinite."
Just imagine a scientist going to the supermarket where he picks up a banana, an antenna from a blue crab, and a whisker from a catfish. He takes these back to his lab, hooks them together and...
RSS
share

¿Cuan pequeña puede ser la vida?

Job 9:10
"Él hace cosas grandes e incomprensibles, maravillosas y sin número”.

Cuan pequeño puede ser un ser vivo y todavía ser considerado vivo.  Los virus no se consideran como cosas vivientes porque no pueden reproducirse por sí mismos. Pero ahora los científicos han confirmado la existencia de bacterias que son más pequeñas que los virus más grandes y sin embargo pueden reproducirse por si solas.  Ellos llaman a esta asombrosa clase de bacterias nanobacterias.  Son menos del 20 por ciento del tamaño de la bacteria normal.
   
Las inusuales nanobacterias tienen unas habilidades inusuales.  Normalmente, las células en el sistema inmunológico detectan una bacteria en la corriente sanguínea, la engullen y la destruyen.  Pero las nanobacterias pueden engañar a las células del sistema inmune a que se suiciden.  Por dicha, las nanobacterias se reproducen muy lentamente.  Mientras que la bacteria promedio se reproduce en una hora, la nanobacteria toma tres días para duplicar sus números.  Pero todavía hacen mucho daño.  Los investigadores han encontrado que la nanobacteria aparentemente pueden construir una concha de calcio a su alrededor.  Parece que cuando entran en la corriente sanguínea, rápidamente migran a los riñones, donde empiezan a construir sus conchas.  Los científicos que investigan si la nanobacteria causa dolorosos cálculos renales han reportado examinar 30 cálculos hasta el momento.  Cada cálculo mostró anticuerpos que se pegan a la nanobacteria.  La buena noticia es que si las nanobacterias son una causa de cálculos renales, pueden ser erradicados con antibióticos.

Mientras que los científicos están inseguros de cómo algo tan pequeño puede ser vivo, nuestro Creador maravilloso puede moldear incluso a estas asombrosas criaturas diminutas.

Oración: 
Me regocijo y te alabo, amado Padre por la maravilla de Tu creación. Amén.
Notas: 
John Travis, The Bacteria in the Stone, Science News, v. 154, p.75