Skip to content

Today's Creation Moment

Oct
22
God's Chemistry Again Outpaces Man's
Psalm 139:14
"I will praise thee; for I am fearfully and wonderfully made: marvellous are thy works; and that my soul knoweth right well."
One of the greatest questions in biology asks how a single fertilized cell divides into many different cells – some become liver cells, skin cells, brain cells, and bone cells. This is the ultimate...
RSS
share

El engaño de un tiburón fosforescente

Jeremías 17:9
"Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?”

La creación está llena de plantas y animales que utilizan el engaño para sobrevivir.  El tiburón fosforescente corta galletas es un maestro en el engaño.

El tiburón corta galletas es tan sólo de un pie a pie y medio de longitud (entre 30.48 – 45.72 centímetros).  No tiene músculos poderosos y no puede nadar muy rápido.  Pero no los necesita.  El almuerzo se sirve a sí mismo.  El tiburón por lo general vive entre 600 y 3.000 pies (183 – 914 metros)  bajo la superficie del mar.  Si mira hacia abajo desde arriba a uno de estos tiburones, usted probablemente no lo vería porque la parte superior de su cuerpo es tan oscuro como las profundas aguas donde vive.  Mirando hacia arriba desde abajo usted no podría ver el contorno oscuro del tiburón contra la luz que filtra desde la superficie.  Esto es debido al primer engaño del tiburón: su parte inferior está completamente cubierto de células que emiten luz que hacen juego con la iluminación de arriba.  Sin embargo el engaño no queda allí.  Un pequeño parche debajo de la mandíbula del tiburón no brilla.  Desde abajo, el tiburón corta galletas tiene la apariencia de un pez pequeño, justo el tipo de comida que le gustaría a un atún.  Al ir tras lo que el atún piensa que es un pez pequeño, en el último instante el tiburón se vira y le da un mordisco al atún.  Su mandíbula abierta y redonda le saca un pedazo de carne al atún, por ello el nombre tiburón corta galletas.  Interesantemente, la mayoría de heridas proporcionadas por los tiburones corta galletas no son fatales.

El hecho que la forma, el engaño y los hábitos del tiburón corta galletas hagan todos juego perfectamente no es el resultado de la casualidad, ni de una evolución sin discernimiento, sino del diseño cuidadoso de Dios.

Oración: 
Señor, ilumíname con tus dones para que no pueda ser engañado. Amén.
Notas: 
S. Milius, Glow-in-the-dark shark has killer smudge, Science News, v. 154, p.70