Skip to content

Today's Creation Moment

Aug
31
The Real Sin at the Tower of Babel
Genesis 11:6
"And the LORD said, 'Indeed the people are one and they all have one language, and this is what they begin to do; now nothing that they propose to do will be...
A misunderstanding of some of the history recorded in Genesis has led some people to conclude that we are repeating the sins committed at the Tower of Babel. After all, we build huge cities and...
RSS
share

La nariz sabe

in
Job 10:10-11
“¿No me vertiste como leche, y como queso me cuajaste? Me vestiste de piel y carne, me tejiste con huesos y nervios…”

Todos sabemos que empezamos como una sola célula en el vientre de nuestra madre.  Después, esas células empezaron a dividirse y dentro de 21 días teníamos un sistema nervioso operante y un corazón latiendo.  ¿Cómo supieron todas esas células como juntarse la una con la otra para tejer nuestras conexiones nerviosas?    ¿Cómo saben otras células como unirse entre sí para hacer nuestro sistema circulatorio, o formar el corazón?  En la actualidad ha sido propuesta, una nueva teoría fascinante, basada en el hecho de que toda célula en su cuerpo tiene los mismos genes activos que su nariz utiliza para permitirle oler.

Estos genes conocidos como genes olfatorios, no tienen ninguna razón conocida para estar activos en cada una de sus células.  Los mamíferos y humanos tienen más de mil genes olfatorios distintos.  Uno u otro de éstos genes entrecruzan cada una de sus células siete veces.  Los investigadores ya saben que estos genes fueron cruciales en el desarrollo de su sentido del olfato al ser formado en el vientre de su madre.  Al usted ser formado, las células nerviosas en su nariz enviaron brotes, llamados axón, hacia su cerebro.  Cada uno de este axón finalmente creció en la parte del cerebro llamado el bulbo olfativo.  Una vez allí se conectó con la célula diseñada para sentir el olor específico detectable por la célula del nervio en su nariz que lo envió.  Hoy, se ha propuesto que los genes olfatorios están activos en cada una de sus células porque este mismo método de cablear nuestra nariz para el olfato es utilizado para conectar todas nuestras células al ser formadas en nuestro vientre.  Si es así, este sistema de entretejer nuestros cuerpos aún no nacidos es un producto elegante y preciso de un Creador amoroso.  Usted no fue ensamblado por casualidad o por fuerzas sin discernimiento.

Oración: 
Padre, te agradezco que me hizo Tu mano, y que todavía me amas. Amén.
Notas: 
John Travis, Dialing up an Embryo, Science News, v.154, p.106