Skip to content

Today's Creation Moment

Sep
23
Research Surprises Scientists With Bible's Answer
Ephesians 6:1
"Children, obey your parents in the Lord: for this is right."
Parents today are under a lot of pressure to be more "permissive" and less "authoritative" in raising their children. Research has now shown the results of this progressive thinking. In a study of...
RSS
share

La sustancia más amarga del mundo

Proverbios 27:7
"El hombre saciado desprecia el panal de miel, pero al hambriento, aun lo amargo le resulta dulce”.

Por lo menos un novenoavo de todas las 900 especies de calabazas     produce químicos conocidos como cucurbitacinas.  Las diez cucurbitacinas hasta ahora identificadas son las sustancias más amargas conocidas al paladar humano.  ¡En exámenes, los sujetos pudieron confiadamente identificar cantidades tan diluidas como una parte por billón!  Las cucurbitacinas también son venenosas.  Se ha conocido que el ganado ha muerto por comer calabazas que contenían este químico.  Pero la mayoría de seres que comen plantas, incluyendo los insectos, saben que deben mantenerse alejados de las calabazas que contienen este químico.

A pesar de la amargura de las cucurbitacinas, una familia de 1.500.000 especies de escarabajos, incluyendo el escarabajo del pepino, les gusta comer este químico.  Ellos pueden detectar el químico en plantas que quedan a metros de distancia, o aún más lejos si la calabaza está dañada.  Cuando estos escarabajos encuentran una calabaza con este químico, los investigadores dicen que parecen estar casi compulsivos por comerlo.  Como una prueba, los investigadores ataron diminutos granos de arena con la cucurbitacina.  ¡Los escarabajos de hecho se comieron la arena!

Mucha de la amargura en nuestras vidas viene cuando intentamos vivir la vida siguiendo nuestras propias reglas, en vez de las reglas de nuestro Creador.  Piense de la Biblia como un manual de uso para su vida aquí en la Tierra.  No sólo nos dice cómo Dios nos diseñó para vivir, sino que nos habla de nuestro Salvador, que vino a rescatarnos de las consecuencias de nuestra desobediencia a Dios.

Oración: 
Amado Padre, te agradezco porque enviaste a Tu Hijo para rescatarme de los resultados amargos del pecado en mi vida. Amén.
Notas: 
Bombardier Beetles and Fever Trees, William Agosta, pps. 10 12